La maldición de El holandés errante

Si os hablo del “holandés errante”,  sin duda alguna a la gran mayoría os vendrá a la mente el barco fantasma  del temible Davy Jones, sí el personaje ficticio de las  películas “Piratas del Caribe”,  y a otros la  célebre opera de Richard Wagner que escribió en 1843, pero, la realidad es que ni fue una mito inventado por lo guionistas  de la saga, ni el  gran  compositor se inspiró de de la nada.

El holandés errante  y el relato del capitán que firmó un pacto con el diablo,  era bien conocida por los marineros de todo el mundo, antes que películas o dramas musicales lo elevaran a la inmortalidad, aunque sin duda, han contribuido a mantenerla  viva entre nosotros.

La leyenda tiene su origen en el siglo XVII, el capitán Hendrik Van Der Decken, partió desde Ámsterdam en su barco para hacer fortuna en las Indias Orientales, pero llegado al cabo de Buena Esperanza una descomunal tormenta golpeó duramente su galeón, destrozándole velas y cuadernas, diezmados y  a pesar de las suplicas de su tripulación para refugiarse en lugar seguro, desafío la voluntad de Dios dirigiéndose  hacia el centro de la tormenta con el objetivo de cruzarla, con lo que hizo recaer sobre sí mismo y su buque la Maldición de Dios por tan osado desdén, condenándolos hasta el día del juicio final a vagar por los mares convertidos en fantasmas.

La visión de este barco era considerado augurio  inexorable de  mala suerte,  y quiénes tenían la infame fortuna de toparse con él, estaban condenados   a numerosos infortunios.

A pesar que el relato es ficticio, al menos en lo relativo a la maldición Dios que los postergó  a tan infame destino, es curioso advertir como a lo largo de los siglos se han registrado  numerosos  encuentros con insólitos barcos  que apuntaban a viejo “holandés Errante”

El 11 de julio de 1881 el Rey Jorge V de Reino Unido, por aquel entonces príncipe y enrolado como cadete  de la Marina Británica en el  HMS Inconstant realizó una anotación en el cuaderno de bitácora cuando se encontraban a la altura de la costa australiana, en el que indicaba:

“A las 4 de la mañana el holandés errante cruzó ante nuestra proa. Emite una extraña luz fosforescente (…). En medio de esa luz se dibujaban claramente los palos, las vergas y las velas. Está ahora a 180 metros de distancia y ha ido apareciendo cada vez con mayor claridad desde que surgió a babor, donde también ha sido visto por el oficial de guardia. (…). La noche es clara y el mar está calmo”

Se dice que muchos cuadernos de bitácoras  contaban entre sus anotaciones referencias al holandés errante, quizás sin demasiados datos objetivos, pero sí repletos de supersticiones  y de creencias de la época

 No obstante y  como suele suceder con las leyendas,  cada región del mundo tiene la suya, y en este caso la historia de barco fantasma abunda con multitud de ellas.

Ivan Montoya

Ivan Montoya

CoDirector en Planetaincognito
Codirector y locutor del programa de radio Planeta Incógnito. Aficionado desde pequeño a los enigmas y misterios, inicia junto a su hermano Héctor el proyecto Planeta Incógnito en 2009. Quizá sea el perfil más humanista del grupo ahondando en temáticas cercanas a la historia de las religiones, conexiones humanas y conspiraciones
Ivan Montoya

Últimos Artículos de Ivan Montoya (ver todos)

Deja Un Comentario

Sé el primero en comentar

Notificar de:
avatar
wpDiscuz