El telescopio Hubble descubre un nuevo tipo de exoplaneta, GJ 1214b el planeta acuático


Las últimas observaciones del telescopio espacial Hubble han revelado la existencia de una nueva clase de planeta con una gran masa de agua y envuelto por una densa atmósfera.

Apunto de jubilarse, el telescopio espacial Hubble sigue dando gratas sorpresas al mundo astrófisico.

Este 21 de Febrero, se ha revelado, gracias a las observaciones de este gigante de la astronomía, que uno de los exoplanetas descubierto en 2009, el GJ 1214b, corresponde a un nuevo tipo de planeta nunca antes catalogado y más cercano a la ciencia ficción que a nuestro concepto habitual de planeta.

El GJ 1214b es un planeta cuyo diámetro sería unas 2’7 veces el de la Tierra, situado a unos 40 años luz de nosotros que orbita alrededor de una enana roja situada en la constelación de Ofiuco.

No pasaría de ser un exoplaneta más de no ser porque nuevos datos aportados por las observaciones del Hubble, han revelado que se trata de un planeta acuático, pero cuyas altas presiones y temperaturas (tiene 200km de atmósfera y hasta 282ºC de temperatura) pueden generar materiales “exóticos” como el ‘hielo caliente’ o el ‘agua superfluida”, “sustancias que son completamente ajenas a nuestra experiencia cotidiana”,según expresó Zachory Berta  

“GJ1214b no es como ningún planeta que conozcamos, una fracción grande de su masa se compone de agua”, dijo Zachory Berta, del del Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica (CfA) y coautor de las observaciones junto a sus colegas. 

El planeta fue descubierto en 2009 gracias al proyecto Mearth, dirigido por David Charbonneau. Se estimó entonces su radio, su masa (casi 7veces la de la tierra), y que orbitaba una enana roja cada 38 horas a una distancia de 1.3millones de millas, con una temperatura de unos 232.22ºC.

En 2010, científicos del CfA,  informaron de que habían medido la atmósfera de GJ1214b, encontrando que es probablemente se compusiera principalmente de agua. Sin embargo no eran definitivas, ya que podían ser debidas a la presencia de una neblina en la atmósfera del planeta

Ahora Berta y su equipo usando una de las cámaras del Hubble (WFC3) para estudiar el planeta, sí que han corroborado esa hipotésis sin lugar a dudas.

Los científicos usaron el Hubble para observar el planeta cuando este se cruzó delante de su estrella. Esa es una ocasión única para estudiar la composición gaseosa del planeta, puesto que la luz de la estrella se filtra levemente por su atmósfera, dando pistas de la mezcla de gases. Gracias a las cámaras de amplio espectro del Hubble y a su medición infrarroja se pudo ya asegurar que se trataba de un planeta con una gran concentración acuosa, con todas las connotaciones físicas que eso tenía.

No se trataría de un planeta habitable, pero sin lugar a dudas este descubrimiento sí que es muy relevante ya que pone de manifiesto cuanto desconocemos aún de nuestro universo.

 

Fuentes: Europa Press

HubbleSite.org

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio

Deja tu comentario

Deja un comentario