La sonda Rosetta reencuentra a su módulo Philae

RosettaPhilae

A menos de un mes de que la misión Rosetta termine oficialmente, la cámara de alta resolución de la sonda ha revelado que el perdido módulo Philae se hallaba encajado en una oscura grieta del Cometa 67/Churyumov–Gerasimenko.

Según nos informa en su propia web la ESA (Agencia Espacial Europea) las imágenes fueron tomadas el 2 de septiembre por la cámara de ángulo estrecho OSIRIS mientras la sonda viajaba a 2.7km de las superficie del cometa y muestran claramente el cuerpo principal del módulo de aterrizaje Philae junto a 2 de sus 3 patas.

Las imágenes también aportan pruebas de la orientación de Philae, dejando claro porqué las comunicaciones fueron tan difíciles tras su aterrizaje el 12 de Noviembre de 2014.

“Con sólo un mes restante de la Misión Rosetta, estamos felices de finalmente haber fotografiado a Philae y de verlo con tan asombroso detalle”

Declaraciones de Cecilia Tubiana del equipo de la cámara OSIRIS, primera persona en ver las imágenes cuando eran descargadas desde Rosetta el día de ayer.

También podemos leer declaraciones de Laurence O’Rourke (encargado de coordinar la búsqueda de Philae con varios equipos (OSIRIS,  Ciencia de Operaciones del módulo de Aterrizaje y el Centro de Navegación) en la web de la ESA alegrándose del hallazgo de Philae en la región de Abydos del cometa tras meses de trabajo.

¿QUÉ LE PASÓ A PHILAE?

sondayphilaeLa región de Abydos es una región a aproximadamente 1 kilómetro de distancia del objetivo principal del módulo Philae (que había sido denominado Agilkia en referencia a una isla egipcia en el cauce del río Nilo).
Debido a que los arpones no se dispararon correctamente el módulo Philae rebotó dos veces volando otra vez por casi dos horas para llegar a parar a la zona de Abydos (situada en un lóbulo menor del cometa).
Desde que tocase momentáneamente tierra en la región de Agilkia (antes de rebotar), la sonda Rosetta no había vuelto a divisar a su módulo Philae.
Por este cambio en el lugar de aterrizaje el módulo Philae no pudo recargar su baterías correctamente al encontrase en una zona con menor exposición a la luz solar por lo que permanecería activo durante dos días antes de entrar en hibernación.
El 13 de Junio de 2015 , cuando el cometa se acercó al Sol, Philae volvió a emitir señales y restableció contacto con Rosetta durante 40 segundos, periodo durante el cual la sonda habría reactivado sus baterías por la mayor exposición solar. Fue una gran noticia ya que indicaba que el módulo aún funcionaba y que había resistido las inclementes condiciones ambientales del cometa.

EL REENCUENTRO

Imágenes del hallazgo resaltadas. Fuente ESA
Imágenes del hallazgo resaltadas. Fuente ESA
Sin embargo, aún no se sabía dónde se encontraba exactamente Philae hasta el día de ayer 4 de Septiembre de 2016.
Sobrevolando el cometa a  2.7km de altura, la cámara de ángulo estrecho OSIRIS de la sonda sólo aporta una resolución de 5cms/píxel que, sin embargo, ha sido más que suficiente para detectar las características del cuerpo del módulo de apenas 1 metro de longitud y sus patas en estas imágenes.

“Este descubrimiento extraordinario viene al final de una larga y cuidadosa búsqueda. Estábamos empezando a pensar que Philae permanecería perdida para siempre. Es increíble que hayamos captado esto en la hora final.”

Patrick Martin, director de la Misión Rosetta de la ESA

“Ahora que la búsqueda del módulo de aterrizaje ha terminado nos sentimos listos para el aterrizaje de Rosetta y esperar capturar imágenes del sitio de aterrizaje de Rosetta desde incluso más cerca”.

Añadió Holger Sirks, principal investigador de la cámara OSIRIS.

Fotomontaje con gráficos de la Agencia Espacial Europea que ilustraban la partida y el reencuentro de la Sonda
Fotomontaje con gráficos de la Agencia Espacial Europea que ilustraban la partida y el reencuentro de la Sonda

Matt Taylor, científico del proyecto también se alegraba de la noticia de poder recuperar la información sobre el terreno que creían perdida para poner los tres días de ciencia de Philae en el contexto apropiado.

A MENOS DE UN MES DE QUE ROSETTA SE “ESTRELLE” CONTRA EL COMETA

Como hemos mencionado anteriormente, el descubrimiento se ha producido a menos de un mes de que la Sonda espacial Rosetta comience a descender a la superficie del cometa para acabar su misión.

Será el 30 de Septiembre cuando la sonda Rosetta, será enviada a una misión final con billete sólo de ida para investigar desde muy, muy cerca el cometa  incluyendo los intrigantes “hoyos” de la región de Ma’at.

Estos hoyos o  pozos, son unas depresiones circulares de cuyas paredes emergen interesantes emisiones de partículas de gas y polvo.

Zoom de la fotografía con el módulo Philae a la vista y dos patas (leg). Imagen : ESA
Zoom de la fotografía con el módulo Philae a la vista y dos patas (leg). Imagen : ESA

Los chorros de gas y polvo se producen cuando el hielo del núcleo del cometa se sublima pasando de estado sólido a gaseoso bruscamente (al acercarse al Sol o la estrella que le corresponda).  Esto es lo que origina la actividad cometaria del cuerpo que genera la cabellera y la cola del cometa. Esta actividad cometaria, además,  produce ocasionalmente fenómenos explosivos violentos que llegan a liberar una gran cantidad de materia de manera repentina. En la parte inferior están señalados los 18 pozos activos localizados en esa cara del cometa.

Un ambiente del todo hostil al que Philae trató de sobrevivir y cuyos secretos tratará de revelar Rosetta con su misión final en el que se le hará descender e impactar manera controlada contra la superficie del cometa a unos 50cm/sg, unos 1’80km/h.

La decisión de estrellarlo y darle este final a la misión es consecuencia en parte por la edad de la Sonda que ya lleva 12 años en el espacio con el desgaste que eso conlleva (en especial por las radiaciones y temperaturas que ha de soportar).

Pero también es debido a la distancia a la que se encuentra actualmente la Sonda de nuestro planeta.  Rosetta se encuentra cerca de la órbita de Júpiter, lo cual reduce significativamente la energía solar que los paneles de la sonda pueden recoger para operar la nave y el instrumental. Además, debido a la distancia, se reduce el ancho de banda disponible para descargar los datos científicos que la nave recoge al incrementarse, lógicamente, el tiempo de transferencia.

Pozos activos ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA; graphic from J-B Vincent et al (2015)

Más o menos así pues, se conoce el funcionamiento de los pozos. Sin embargo, los mecanismos que los originan y lo que sucede en su interior es aún bastante desconocido para los científicos.

La última teoría acerca del origen de estos  pozos a raíz de las observaciones de Rosetta es la llamada  “colapso de sumidero”.

Según esta teoría (sinkhole collapse) deberían existir cavidades situadas a 100-200m bajo la superficie del cometa cuyo techo terminaría por derrumbarse.  De este modo se explicaría la creación de un pozo profundo y circular en cuyas paredes quedaría expuesto material congelado.

Este material, expuesto al exterior comenzaría a sublimar al pasar cerca de una estrella por la exposición al calor y produciría los chorros observados.

El final de la sonda Rosetta podrá probablemente clarificar que sucede en el interior de estos pozos y con ello revelar interesantes datos de la estructura interna de los cometas.

La Agencia Espacial Europea promete publicar más información del descubrimiento de Philae junto a fotografías adicionales próximamente.


Pedazos de Philae y Rosetta permanecerán dormidos en la superficie del cometa hasta que éste, algún día, se desintegre completamente en su último viaje hacia el Sol o en una colisión con algún otro cuerpo (quizás algún planeta).

Por cientos o quizás miles de años quedarán entre el polvo y las rocas como vestigios de una de las aventuras humanas que más datos pueden aportar sobre la historia y el funcionamiento interno de los cometas, e incluso, aportar información respecto a si pudieron traer componentes orgánicos a nuestro planeta.

Ingeniería que quedará olvidada en otro cuerpo celeste para ayudar a comprender el nuestro.

Enhorabuena por el reencuentro y quedaremos a la espera de lo que  revelen los últimos días de Rosetta.

Fuentes y más información: 

Imágenes Agencia Espacial Europea (ESA).

http://m.esa.int/spaceinimages/Images/2015/07/Active_pits_on_comet

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio

Quizás también te interese...

Deja tu comentario

Deja un comentario