Rusia, origen de la nube radioactiva que llegó a Europa

Una misteriosa nube de material radiactivo que se cernió sobre Europa el mes pasado, provino de Rusia, según los datos rusos de monitoreo del clima publicados el 21 de noviembre.

El aumento en la radiactividad fue causado por una sustancia llamada rutenio-106. Pero, ¿qué es exactamente el rutenio 106 ?, ¿representa un riesgo para la salud humana y cómo llegó al aire?

Los países miembros del Organismo Internacional de Energía Atómica, una organización internacional que promueve el uso pacífico de la energía nuclear, detectaron el isótopo radiactivo 106 del rutenio sobre 14 países europeos a principios de octubre, según un comunicado de la Autoridad de Seguridad Nuclear de Francia . Según los niveles de radioactividad en todo el continente, los expertos sospechaban que el origen estaba en algún lugar de Rusia. Rusia,sin embargo, negó que se hubiera producido un accidente nuclear.

Sin embargo, el Servicio Meteorológico ruso Roshydromet dijo haber detectado “contaminación extremadamente alta” de rutenio-106 en los montes Urales del sur, allá por el mes de septiembre. En Argayash, los niveles de rutenio-106 fueron superiores a los niveles normales. A finales del mes de Septiembre, concretamente, superaron 985 veces los niveles normales, según Rosgidromet, el servicio de monitoreo del clima, y 439 veces en la zona de la estación de Novogorny.

El rutenio-106 es un isótopo radiactivo del rutenio (un isótopo es cualquier elemento que difiere en el número de neutrones de su estado natural) Es un metal duro, similar, químicamente, al platino,  increíblemente raro y que fue descubierto en 1844 en los montes Urales.

Sin embargo, no se encontraría naturalmente, sino que sería, típicamente, un subproducto de la fisión nuclear, o división, de átomos de uranio-235 en reactores nucleares. El rutenio-106 también se produce a menudo durante el reprocesamiento o reciclaje del combustible nuclear. Dicho “reciclaje” implica separar el plutonio radiactivo y el uranio del combustible nuclear gastado de los reactores nucleares, algo que podemos leer en un artículo de la Unión de Científicos Preocupados.

También lo encontramos en tratamientos radioterapia de cabeza y ojo y en los satélites, como parte de sus generadores termoeléctricos. Esto último lo podemos contrastar en el Instituto de Radioprotección y de Seguridad Nuclear (IRSN), un instituto francés que se enfoca en riesgos radiológicos y nucleares.

El problema es que las dosis altas de rutenio son tóxicas y cancerígenas cuando se ingieren. El material se retiene fuertemente en los huesos. Sin embargo, los niveles detectados en los últimos dos meses parecen ser seguros, según nos dice el IRSN, aunque los alimentos podrían estar contaminados a varios kilómetros del epicentro de la liberación nuclear (siendo esta último posibilidad baja).

“Los niveles de concentración de rutenio-106 en el aire que se han registrado en Europa y especialmente en Francia no tienen consecuencias para la salud humana y el medio ambiente”. IRSN

La nube radiactiva no contiene ningún otro producto de desecho nuclear, descartando la posibilidad de que el pico provenga directamente de un reactor nuclear, así que aquí queda descartada la fisión.

Ya que el rutenio 106 no tiene una fuente natural y nadie informó satélites caídos en la región, la fuente más probable de la nube tóxica es una liberación incontrolada de material nuclear.

Coincide que a solo 30 kilómetros de la estación meteorológica de Argayash está la Asociación de Producción de Mayak en Chelyabinsk Oblast (si, cerca de la zona donde hace años cayó el famoso meteorito), que recicla el combustible nuclear utilizado en investigación e industria, según el Straits Times, un medio de comunicación con sede en Singapur. Sin embargo, Rosatom, la agencia nuclear estatal que dirige la planta de Mayak, negó cualquier participación.

“La contaminación de la atmósfera con el isótopo de rutenio 106 registrado por Rosgidromet no está vinculada a la actividad de Mayak”, dijeron los funcionarios de Rosatom en un comunicado. “Las medidas que ha lanzado Rosgidromet sugieren que la dosis que las personas podrían haber recibido es 20,000 veces menor que la dosis anual permitida y no representa ninguna amenaza para la salud”.

La instalación de Mayak ha experimentado otros accidentes nucleares en el pasado. En 1957, por ejemplo, el tercer accidente nuclear más grande del mundo tras Chernobyl y Fukushima Daichi, fue el desastre de Kyshtym, que expuso a cientos de miles de personas cercanas a la contaminación radiactiva, y que tuvo lugar en la zona.

Llegados a este punto, esta claro que alguien oculta información, o no dice toda la verdad. El evento de la nube radiactiva sigue siendo un misterio, aunque se aclaren algunos puntos de su origen. ¿Nos dirá algún dia Rusia lo que sucedió?

Fuentes:

http://www.straitstimes.com/world/europe/russia-denies-nuclear-accident-after-radioactive-pollution-detected

 Live Science 

Journal of Radioanalytical and Nuclear Chemistry .

http://www.irsn.fr/EN/newsroom/News/Documents/IRSN_Information-Report_Ruthenium-106-in-europe_20171109.pdf

Héctor Montoya

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio
Héctor Montoya

Quizás también te interese...

Déjanos tu comentario