Orthrozanclus elongata, un nuevo animal prehistórico con armadura y espinas

La interpretación artística del puntiagudo Orthrozanclus elongata Crédito: Zhao, F. et al. Scientific Reports. 2017
La interpretación artística del puntiagudo Orthrozanclus elongata Crédito: Zhao, F. et al. Scientific Reports. 2017

Hace unos 515 millones de años una pequeña y extraña criatura parecía protegerse contra el mundo preparándose para una guerra. Una coraza o armadura le cubría la espalda y los costados, una casco  le protegía su cabeza, y por si todo esto fuera poco, unas espinas le sobresalían de los lado como protección final contra el enemigo Era el Orthrozanclus elongata, un especimen recién descubierto. 

En palabras del investigador Martin Smith, ayudante de profesor del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Durham en Inglaterra, y autor del estudio, “la criatura era como una bestia mítica”.

El estudio lo encontramos en la sección digital  Scientific reports de la revista Nature.

Los investigadores descubrieron dos especímenes de la criatura en un famoso yacimiento de fósiles en el suroeste de China.

El investigador principal del estudio, Fangchen Zhao, un paleobiólogo de la Academia de Ciencias de China, encontró un primer espécimen en 2015, y posteriormente en 2016 le fue obsequiado otro perteneciente a un coleccionista de fósiles (aficionado) que había desenterrado otro ejemplar.

El pequeño animal, parecido a una babosa, solo mide aproximadamente 20 centímetros de largo y 3 milímetros de ancho. Los dos especímenes analizados, únicos fósiles (hasta el momento) de los que se tenga registro, deben ser adultos según señaló uno de sus investigadores.

“Estos fósiles son increíblemente raros. Solo se han encontrados dos especímenes en medio de las decenas de miles de criaturas conocidas de lo mis depósitos” , dijo Smith a la revista LiveScience,

Los científicos nombraron a la nueva especie  Orthrozanclus elongata . El nombre de la especie  haría referencia al cuerpo alargado de la criatura.

Un examen del animal mostró rápidamente que estaba cubierto por una armadura compuesta por filas de escamas que cubrían su parte posterior, y placas superpuestas, similares a hojas que protegían sus partes laterales.

Partes del animal y supuesta estructura  Crédito: Zhao, F. et al. Scientific Reports. 2017
Partes del animal abajo, en comparación con sus “parientes” Halkieria evangelista (b ) y Wiwaxia corrugata (c) Las figuras a y d correponderian al nuevo animal . Crédito: Zhao, F. et al. Scientific Report s. 2017

 

De sus lados, cuales lanzas de defensa, emergían unas espinas como si se tratase de rayos solares, según uno de los investigadores. Las espinas, más largas que el ancho del animal, le darían apariencia de un cactus tierno.

Pero, más extraño que sus sutiles armas defensivas es su cabeza que, cubierta cual motorista o caballero del medievo, aparecía bajo una especie de pequeño caparazón.

Se desconoce aún mucho del animal debido a cómo se ha encontrado, ¿tenía acaso patas?, ¿un pie con forma de babosa?,  ¿acaso dientes o tentáculos?

La armadura del O. elongata podría proporcionar pistas sobre la anatomía del orden de invertebrados  de los tommotiidos, parientes de los braquiópodos.

La mayoría de los fósiles de su orden no muestran todo el animal, solo escamas aisladas y placas. Sin embargo, parece que O. elongata podría en efecto mostrar caracteres propios de su orden que otras especies afine compartirían.

Durante el Cámbrico, si los braquiópodos y las especies del orden tommotiida  o tommotiidos fueron similares, puede que estos animales tuvieran también armadura.

Los braquiópodos de hoy en día de los que contamos con unas 355 especies, son criaturas sedentarias fijadas al lecho marino. Se esconden debajo de caparazones y filtran, como otros animales similares, comida del agua de mar.

Hay quien identifica esas criaturas con auténticos “fósiles vivientes”, pero si dicho estudio es correcto, se establecerían más bien como descendientes de un linaje anterior.

“Mientras que muchos linajes muestran tendencias evolutivas hacia una mayor actividad y complejidad, los braquiópodos parecen haberse establecido en una existencia sedentaria, como un jubilado que se establece en su sillón favorito”, dijo Smith

El reciente estudio muestra que el  Orthrozanclus,  anteriormente conocido solo del yacimiento Burgess Shale de Canadá, también vivía en lo que hoy es China.

 

Para algunos, este argumento que sugiere que los braquiópodos fueron alguna vez invertebrados activos y que más adelante se fijaron al lecho marino, sería más fuerte si los investigadores hubieran realizado un análisis filogenético del animal, es decir, lo que conocemos como un árbol genealógico.

Asi lo sugieren Briggs y Javier Ortega-Hernández, investigadores del Departamento de Zoología de la Universidad. de Cambridge, en el Reino Unido, aunque no participaron en el estudio. También sugirió Ortega-Hernández que ya que es una región del árbol de la vida difícil de resolver, lo mejor probablemente sea que por ahora que pongan los datos y estudiosa disposición del público para que futuros estudios puedan basarse en sus hallazgos.

Fuentes y más info

Artículo en nature

Artículo en Live Science .

Pdf Nature: https://www.nature.com/articles/s41598-017-16304-6.pdf

Héctor Montoya

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio
Héctor Montoya

Quizás también te interese...

Déjanos tu comentario