Reencuentran el geoglifo de una Orca en el desierto de Perú

Los arqueólogos han redescubrierto un geoglifo gigante de una Orca, que se encontraba en una ladera del desierto de la Palpa, al sur de Perú. El grabado ha sido redescubiertas perderse por la ciencia hace más de 50 años.

La figura de 60-70 metros de largo representa una orca, comunmente denominada “ballena asesina” por su costumbre cazadora y sus hábitos carnívoros. La orca era considerada una poderosa criatura con cierto carácter mítico en la antigua tradición peruana y está representación podría tener más de 2.000 años de antigüedad, según indican los investigadores.

Podría tratarse de uno de los geoglifos más antiguos en la región de Palpa, y ser más antiguo que los de la cercana y popular región de Nazca, conocida por sus famosas líneas.

La noticia saltó a los medios a principios de este mes de noviembre. Al parecer, el arqueólogo Johny Isla,  director del Ministerio de Cultura de Perú en la provincia de Ica (que incluye los valles de Palpa y Nazca) a quién podemos ver en el vídeo siguiente,  explicó que vio una fotografía del geoglifo por primera vez hace unos cuatro años. Dicha fotografía habría sido vista mientras investigaba estudios de geoglifos en el Instituto Arqueológico Alemán en Bonn.

La fotografía apareció en un catálogo arqueológico de geoglifos impresos en la década de 1970, que se basó en una investigación llevada a cabo en Palpa y Nazca por arqueólogos alemanes en la década de 1960,  según Isla.

Pero la ubicación y el tamaño del geoglifo de la orca no estaban bien descritos en el catálogo, según se le comentó a a la revista Live Science, vía correo electrónico. Como resultado, el glifo situado en el desierto del Valle de Palpa permaneció en paradero desconocido tanto para la población local como para los científicos.

Tras regresar a Perú, el arqueólogo Johny Isla buscó el geoglifo de la ballena en  Google Earth y luego a pie.

“No fue fácil encontrarlo, porque los datos [de ubicación y descripción] no eran correctos, y casi pierdo la esperanza… Sin embargo, amplié el área de búsqueda y finalmente lo encontré unos meses después”, dijo Johny Isla en enero de 2015.

Tras documentar el redescubrimiento, Isla lideró un equipo de seis especialistas del Ministerio de Cultura de Perú en un esfuerzo por limpiar y restaurar el geoglifo de la orca entre marzo y abril de este año.

Antes de la restauración, el geoglifo se encontraba desapareciendo debido al paso del tiempo.  Al ser dibujado en una pendiente la erosión había afectado de mayor manera a otras figuras en terreno plano.

Los creadores de la orca lo dibujaron en la ladera en relieve negativo eliminando una delgada capa de piedras de forma que se crease el contorno de la figura. Esta técnica sería similar a la utilizada por la gente de la cultura Nazca para crear sus líneas, según la historia oficial del 100 a.C al 800 d.C.

Sin embargo, algunas partes  del dibujo redescubierto (como los ojos), se crearon a partir de pilas de piedras. Y esta técnica habría sido utilizada según los científicos, por personas de la antigua cultura Paracas. La cultura Paracas que ocupó oficialmente la región desde alrededor del 800 a.C hasta el 200 a.C.

“Las pruebas de suelo  indicarían que el geoglifo de la orca dataría de entorno al año 200 a.C. El estilo y ubicación del dibujo podría hacer al glifo  uno de los más antigups de la región”, dijo  Markus Reindel del Instituto Arqueológico Alemán, en una entrevista en un periódico alemán .

Isla dijo que antes de la restauración a principios de este año, habría sido difícil para un profano ver a la orca aunque a ojos de un arqueólogo y con la ayuda de Google Earth y el antiguo catálogo no fue muy difícil encontrarlo.

La cultura Paracas se habría desarrollado en los valles de Chincha, Pisco e Ica, al norte de Palpa, después de 800 aC y luego ocuparía, según palabras de Isla, los valles de Nazca y Palpa. Una sociedad teocrática y agrícola que  había hecho grandes avances en la producción de cerámica y textiles de la época.

De alguna manera, la gente que vivía al borde los valles, usó las laderas y mesetas del desierto para realizar estos gigantes geoglifos que tan espectaculares nos resultan.

Un lienzo a su disposición que en el caso de los geoglifos de Palpa y Nazca cubren un área de más de 450 km cuadrados. Su propósito exacto sigue siendo un auténtico misterio, pero los arqueólogos piensan que las imágenes eran principalmente símbolos religiosos.

Isla y Reindel han explorado la región de Palpa desde la década de 1990, y han encontrado más de 1.000 geoglifos, algunos de los cuales tienen más de 400 m de largo. Esto y más se cuenta en un artículo publicado en 2005 en la revista Andean Past .

El Ministerio de Cultura de Perú estaría tratando de asegurar el acceso al geoglifo de la orca y de proporcionar servicios básicos para los visitantes del área, un acceso que de momento continúa siendo restringido al público debido al riesgo de que los llamados “traficantes de tierra”, pudieran reclamar dichas tierras no cultivadas bajo el amparo de la ley peruana.

Seguiremos pendientes de estos hallazgos destinado a quien sabe que dioses, y le comentaremos a nuestro compañero Miguel Labrador para conocer su opinión

Fuentes:

Live Science.

http://digitalcommons.library.umaine.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1111&context=andean_past

Héctor Montoya

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio
Héctor Montoya

Quizás también te interese...

Deja Un Comentario

Sé el primero en comentar

Notificar de:
avatar
wpDiscuz