¿Se ha encontrado un nuevo tipo de dinosaurio acuático? Eso creen los investigadores

Un enigmático dinosaurio, que lucía un cuello de cisne y aletas anfibias  podría haber caminado como un pato y nadado como un pingüino durante su apogeo en la Tierra, según  siempre un nuevo descubrimento realizado por científicos tras examinar sus restos fésiles.

De hecho, los restos, que habrían estado en el mercado negro durante años, pintaron una imagen tan absurda de un dinosaurio que los paleontólogos pensaron al principio que todo se trataba de un sofisticado fraude.

Su descubrimiento revela que el dinosaurio parecido a un ave era probablemente semiacuático y literalmente se  podría haber sentido como pez en el agua.

Esto es particularmente sorprendente porque la especie recién descubierta es un terópodo, un grupo de bípedos, principalmente dinosaurios carnívoros que incluye al temible Tyrannosaurus rex . Se creía, al menos hasta la fecha, que la mayoría de los terópodos no habrían pasado mucho tiempo en el agua, según los investigadores.

Las excepciones principales hasta la fecha era el llamado Spinosaurus. Del T. rex se cree que, probablemente, podría  saber nadar por huellas aparentemente suyas que hay fosilizadas bajo el agua.

La especie recién identificada probablemente nadó con sus brazos parecidos a las actuales aletas de delfines, y su cuello largo probablemente lo ayudó con la búsqueda de alimentos y la caza con emboscadas.

Encontrado gracias al  Mercado negro

El nuevo dinosaurio proviene de Ukhaa Tolgod, un cementerio de dinosaurios existente en el sur de Mongolia. Los investigadores lo nombraron Halszkaraptor escuilliei (o “Halszka” para abreviar), en  homenaje a Halszka Osmólska (1930-2008), un paleontólogo polaco especializado en dinosaurios mongoles.

El nombre de la especie también honra a François Escuillié, que devolvió el espécimen cazado furtivamente a Mongolia, escribieron los investigadores en el estudio.

“Ilegalmente exportado desde Mongolia, Halszka residió en colecciones privadas en todo el mundo antes de ser adquirida en 2015 y se ofreció a los paleontólogos para su estudio y preparación para su regreso a Mongolia”, dijo el investigador principal Pascal Godefroit, paleontólogo del Royal Belgian Institute of Natural. Ciencias en Bruselas, dijo en un comunicado .

Una vez que H. escuilliei fue entregado de manera segura a los científicos, comenzaron a analizarlo. Pero el extraño dinosaurio no encajaba en ninguno de los grupos de dinosaurios depredadores conocidos en Mongolia. Por el contrario, tenía una mezcla de características de reptiles, aves y anfibios. Incluso tenía “garras asesinas” en forma de hoz como las de Velociraptor , anotaron los investigadores.

“La primera vez que examiné el espécimen, incluso cuestioné si era un fósil genuino “, dijo en el comunicado la principal investigadora del estudio, Andrea Cau, paleontóloga del Museo Geológico Giovanni Capellini en Bolonia, Italia.

Para garantizar que la muestra fuera real, y no una falsificación configurada en el mercado negro, los investigadores la analizaron con microtomografía de rayos X multiresolución con el sincrotrón, un acelerador de partículas cuya radiación se puede usar para distintos fines.

Esta técnica permite a los investigadores tomar múltiples radiografías  100 mil millones de veces mejor que las radiografías de rayos X que se usan en los hospitales.

Posteriormente los científicos del estudio, tras usar esta técnica ensamblaron estos rayos X para crear una imagen 3D virtual del dinosaurio  visible en la página de Sketchfab creada a tal efecto (Sketchfab permite subir modelos tridimensionales para su visualización).

Captura del 3d de Sketchfab de los restos de dinosaurio hallado
Captura del 3d de la página Sketchfab de los restos de dinosaurio hallado

Para deleite de los científicos, los resultados mostraron que el espécimen parecía ser un animal genuino, y no un espécimen falso ensamblado a partir de diferentes fósiles , dijo el co-investigador del estudio Dennis Voeten, un investigador del Fondo Europeo de Radiación Sincrotrón (ESRF). .

El sincrotrón también reveló que el dinosaurio tiene varios dientes en la boca que no se pueden ver a simple vista, dijo el co-investigador del estudio Vincent Beyrand, investigador del ESRF.

“También identificamos una malla neurovascular dentro de su hocico que se asemeja a la de los cocodrilos modernos”, dijo Beyrand en el comunicado. “Estos aspectos sugieren que Halszka era un depredador acuático”.

El sincrotrón también mostró que el Halszka caminaba sobre dos piernas mientras estaba en tierra, probablemente con la misma postura que tienen los patos modernos. Mientras estaba en el agua, el dinosaurio parecido a un ave probablemente usó sus “aletas” para nadar, al igual que los pingüinos hoy en día, dijeron los investigadores.

A pesar de sus características extrañas, el Halszka no es el único dinosaurio extraño del desierto de Gobi. Varios otros terópodos mongoles extraños parecen estar estrechamente relacionados con él, lo que llevó a los investigadores a crear Halszkaraptorinae, un nuevo grupo que es una subfamilia de los dromeosaurios , un grupo de dinosaurios conocido comúnmente como reptiles corredores.

El Dromaeosaurio, un tipo de dromeosaurio, podría presentar características parecidas a nuestro actual lobo. Eso sí, con 1,8 metros de largo cola incluída, y unos 15 kilos de peso , unas características que le hacían ligero rápido e implacable con sus presas.

 

Sin embargo, algunos científicos todavía son escépticos sobre la validez de Halszka.

Podría ser un nuevo tipo de dinosaurio extraño, “pero como el espécimen fue recogido por cazadores furtivos y vendido en el mercado negro, no estoy 100% seguro de que no haya sido alterado”, dijo Steve Brusatte, paleontólogo de la Universidad de Edimburgo. “Algunas falsificaciones en estos días son tan sofisticadas..”.

La conclusión de que el dinosaurio era semiacuático tendría, eso sí, su sentido:

“La evidencia es principalmente circunstancial en este punto. Por ejemplo, el cuello largo se ve en muchos otros terópodos pequeños, e incluso se ve en los dinosaurios modernos que no son acuáticos, como las avestruces”, dijo Brusatte a la revista liveScience.

A pesar de esta incertidumbre, “estoy muy entusiasmado con este fósil, pero creo que plantea más preguntas de las que responde, y probablemente debatiremos sobre ello durante años”, dijo Brusatte.

El estudio fue publicado en línea ayer (6 de diciembre) en la revista Nature.

FUENTE Y MÁS INFORMACIÓN:

https://www.nature.com/articles/nature24679

 https://www.livescience.com/61125-ball-dinosaur-could-walk-run-swim.html
Héctor Montoya

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio
Héctor Montoya

Quizás también te interese...