Este precioso bebé tardígrado podría reproducirse asexualmente

Comenzó como una mota de una mota, un manojo de nervios y tejidos inmaduros acurrucados dentro de un huevo, agrupados contra sus hermanos. El pequeño grupo de osos de agua o tardígrados embrionarios estaba inmóvil, silencioso, sin ver y posiblemente sin sentir nada. Encerrados dentro de los ovarios de su madre, esperaban nacer.

Una de las casi 1,000 especies de tardígrados, es el Hypsibius dijardini,  un curioso invertebrado microscópico que según recientes descubrimientos podría ser producto de una reproducción asexual.

Su madre podría inyectar su propio su material genético directamente en los huevos sin molestarse en copular con ingún macho.  Esa capacidad reproductiva (llamada partenogénesis), es una herencia genética sin apenas cambios a través de las generaciones, un derecho de nacimiento y que probablemente habría transmitido a sus hijos.

Los tardígrados están entre los animales más resistentes del planeta Tierra, resistentes al calor y al frío, la radiación y la deshidratación extrema.

El embrión del que hablamos especialmente hoy,  H. dijardini, podría emerger finalmente de su huevo completamente formado, y preparado para vivir en cualquier condición, a presiones de 6000 atm o quizás en el vacío, y sobrevivir a temperaturas de entre temperaturas -200ºC y 150 ºC.

Vladimir Gross utilizó un microscopio electrónico de barrido para capturar esta imagen de un pequeño embrión tardígrado de 50 horas de antigüedad. Crédito: Vladimir Gross
Vladimir Gross utilizó un microscopio electrónico de barrido para capturar esta imagen de un pequeño embrión tardígrado de 50 horas de antigüedad. Créditos: Vladimir Gross

Sí, los tardígrados, no tienen niñez, salen del huevo completamente formados y listos para vivir en el lugar que les toque.

Finalista en la categoría  Microimaging del Concurso de fotografía de la Royal Society Publishing, el embrión capturado por el fotógrafo Vladimir Gross tiene apenas 50 horas de vida y está casi listo para emerger.

Todas sus extremidades, partes de la boca y la mayoría de sus órganos se desarrollaron en el transcurso de esas horas, antes y después de que su madre pusiera el huevo que lo traería a el mundo.

El pequeño tardígrado, casi listo para clavar sus diminutos dientes en la pared del huevo para romperlo y emerger a la vida.

¿Hemos dicho listo? Más bien parece ser que estaría lista, sí porque nuestro bebé es una bebé.

Cuando crezca podrá ir a la moda renovando su vestuario (su piel) para crecer y esto lo hará varías veces. Estará lista para dar a luz sus primeros huevos cuando llegue a su mayoría de edad dentro dos semanas, pudiendo tener entre 1 y 30 bebes tardígrados dependiendo de la comida disponible.

Pero no os fiéis de los huevos, algunas especies de tardígrados ponen huevos con basura dentro, sus pieles desechadas los rellenan.

Quizás tendría que “ligar” con un apuesto macho tardígrado para dar lugar a descendencia, pero no, no en el caso de nuestra bebé, ya que, como hemos dicho, puede llegar a reproducirse produciendo huevos con casi clones suyos (el material genético sería practicamente idéntico) al igual que su madre podría haber hecho con ella .

Podría  hacer varias puesta de huevos a lo largo de su vida, el embarazo tardígrado dura apenas 70 días a menos que, por supuesto,  se congelara o deshidratara. En este último caso tiene 10 años para encontrar agua. Podrá de todos modos, en ambos casos, permanecer en un estado latente preparada para volver a la vida durante días, meses o incluso años.

 

¿Que pasa? ¿Acaso querrías ser un tardígrado?

Fuentes y más info:

http://eol.org/pages/1053826/overview

https://www.livescience.com/61148-baby-tardigrade-development.htm

Héctor Montoya

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio
Héctor Montoya

Quizás también te interese...

Déjanos tu comentario