El hierro de la edad de Bronce era extraterrestre

Una nueva investigación apunta al origen meteórico del poco hierro que se utilizó durante la edad del bronce

Daga de hierro encontrada en la tumba del faraón egipcio Tutankamón data de aproximadamente 1350 aC, unos 200 años antes de la Edad del Hierro. Crédito: Albert Jambon
Daga de hierro encontrada en la tumba del faraón egipcio Tutankamón data de aproximadamente 1350 aC, unos 200 años antes de la Edad del Hierro. Crédito: Albert Jambon

Las edades del hombre se suelen catalogar en varias etapas según el dominio que este tenía sobre el medio natural.  En primer lugar, durante el pleistoceno y la segunda mitad del holoceno, se sitúa la Edad de Piedra. Al final de la edad de piedra encontramos la Edad de Cobre y justo después, la Edad de Bronce. Primero pasaríamos por eta era en la que aprendimos a manejar la aleación de cobre y estaño para pasar a la Edad de Hierro.

Esta clasificación, propuesta por Christian Jürgensen Thomsen en el siglo XIX, es bastante aceptable para la evolución de la tecnología humana a lo largo de los siglos en la Europa occidental, sin embargo no valdría del todo para África y Asia donde los periodos evolutivos son más difusos.

El África subsahariana habría pasado directamente a la edad del Hierro sin haber pasado por las otras dos y en determinadas regiones de Asia el paso tecnológico habría sido diferente, como en Japón donde entró la Edad del Hierro y la Edad del Bronce simultáneamente hacia el siglo V a.C. Unos conocimientos que venían importados de la vecina Korea y que eran usados para construir herramientas en el caso del hierro o artefactos ceremoniales en el caso del bronce.

Pero yendo al meollo que nos trae a comentar la noticia de hoy, los artefactos que se habrían desarrollado en hierro durante las diferentes Edades del Bronce, parece ser que estaban fabricados con hierro extraterrestre, traído hacia nuestro planeta en forma de meteoritos.

Esto se puede leer en un reciente estudio desarrollado por Albert Jambon,un arqueo-metalúrgico francés,  profesor de la Universidad Pierre y Marie Curie, en París.

Jambon examinó para ello antiguas dagas de hierro, incluyendo una de la tumba del faraón Tutankamón en Egipto. También analizó con escáneres de rayos X varias hachas de hierro y joyas hechas de hierro que procedían del antiguo Oriente Próximo y China.

El hacha de hierro de Ugarit en la costa del norte de Siria data del año 1500 aC, unos 300 años antes de la invención de la fundición de hierro. Crédito: Albert Jambon
El hacha de hierro de Ugarit en la costa del norte de Siria data del año 1500 aC, unos 300 años antes de la invención de la fundición de hierro. Crédito: Albert Jambon

El año pasado, un estudio con espectrometría de fluorescencia de rayos X determinó que la daga de Tutankhamon estaba hecha con hierro, un 11% de níquel y trazas de cobalto, ingredientes que se han encontrado en muchos de los meteoritos con contenido en hierro.

Se cree que la mayoría de los meteoritos de hierro que se estrellan contra la Tierra se formaron en núcleos de los llamados planetesimales: pequeños cuerpos en el disco protoplanetario (de desechos) que orbitaban el sol durante las primeras etapas del sistema solar.

Como resultado, estos meteoritos contienen, junto al hierro,  altos niveles de níquel o cobalto. Sin embargo el el hierro fundido a partir de minerales de hierro nuestro planeta  (extraídos de la corteza exterior) contiene menos de 1%  de níquel o de cobalto.

El analizador portátil puede detectar la composición química de los objetos mediante un escaneo no destructivo con rayos X. Crédito: Albert Jambon
El analizador portátil puede detectar la composición química de los objetos mediante un escaneo no destructivo con rayos X. Crédito: Albert Jambon

Jambon usó un analizador portátil de rayos X, (XRF)  con el que escaneó objetos de hierro antiguos y meteoritos de hierro en museos y en colecciones privadas de Europa y Medio Oriente.

Su investigación mostró que todo el hierro en los artefactos investigados,  provenía de meteoritos, y no de nuestro planeta según le contó a Live Science.

Los hallazgos sugieren que los meteoritos férricos fueron la única fuente de ese metal hasta el descubrimiento de la fundición de hierro a partir del mineral de hierro terrestre. Dicho descubrimiento se dio probablemente en Anatolia y el Cáucaso hace unos 3.200 años según dijo Jambon.

Jambon examinó algunos de los objetos de hierro más antiguos que se hayan encontrado.Cuentas de hierro de Gerzeh en Egipto (3200 aC), un hacha de Ugarit en la costa del norte de Siria (1400 aC), una daga de Alaça Höyük en Turquía (2500 aC) y tres objetos de hierro de la tumba de Tutankamón (del 1.350 a.C) que incluían una daga, un brazalete y un curioso reposacabezas.

Algunos arqueólogos propusieron que estos primeros objetos de hierro podrían haber sido creados a partir de la fundición “precoz” de mineral de hierro casi 2.000 años, antes de que la tecnología de fundición se generalizara a principios de la Edad de Hierro, fuese esté descubrimiento, quizás por accidente o mediante experimentación.

Para Jambon sin embargo, no habría evidencia de que el hierro fundido fuera conocido hasta la Edad del Hierro propia en el Cercano Oriente, en torno al año 1.200 a.C. El horno más antiguo conocido a tal efecto fue el de Tel Hammeh en Jordania, y dataría tan solo del año 930 a.C

“Sabemos por textos que durante la Edad del Bronce, el hierro se valoró 10 veces más que el oro. Pero a principios de la Edad de Hierro, el precio bajó dramáticamente valorándose por debajo incluso de del cobre, y esta es la razón por la cual el hierro reemplazó el bronce con bastante rapidez”.

Su análisis también mostró que la daga, el brazalete y el reposacabezas de Tutankhamon estaban hechos con hierro de al menos dos meteoritos diferentes, lo que sugiere que se llevó a cabo una búsqueda activa de,  meteoritos de hierro en la antigüedad, entonces muy valiosos.

Jambon espera escanear el hierro más antiguo con la espectrometría XRF, pero el acceso a estos elementos no siempre es posible, especialmente en zonas de conflicto como Siria e Irak. Incluso el estudio de los artefactos en los museos puede ser un desafío, dijo.

Esta daga de hierro de la daga de Alaça Höyük en Turquía data del 2500 aC, unos 1.000 años antes de que se inventara la fundición de hierro. Credito:Albert Jambon
Esta daga de hierro de la daga de Alaça Höyük en Turquía data del 2500 aC, unos 1.000 años antes de que se inventara la fundición de hierro. Credito:Albert Jambon

 

“Por razones obvias, los conservadores de arte de los museos son reacios a enviar artefactos a una institución extranjera, y esta es la razón por la que tenemos que viajar”.

Jambon espera que su investigación incite a futuro a una búsqueda de los primeros hierros fundidos en  nuestro planeta.

“Los primeros hierros serán reconocidos por su composición química, que difiere marcadamente del hierro meteorítico”, dijo Jambon. “Tales análisis deben hacerse para todos los hierros entre 1300 a.C y 1.000 d.C.”

“Este método abre la posibilidad de rastrear cuándo y dónde sucedieron las primeras operaciones de fundición, el umbral de una nueva era”, escribió en el estudio, publicado en la edición de diciembre de la revista Journal of Archaeological Science .

Fuentes y más info:

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0305440317301322

https://www.livescience.com/61214-king-tut-dagger-outer-space.html

Héctor Montoya

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio
Héctor Montoya

Quizás también te interese...