Todos los datos sobre Oumuamua. No es una nave espacial alienígena, pero ¿qué hay en su interior?

En artículos anteriores, publicábamos la noticia de que el asteroide interestelar apodado Oumuamua, seguía causando sensación en la opinión pública y científica.

Diversas opiniones acerca de su auténtico origen iban desde un cometa con una dura coraz, que le protegía de la desintegración durante su viaje galáctico, hasta la asombrosa hipótesis de una “posible nave espacial” que cruzaría el cosmos y nuestro sistema solar a unos 93.600Km/h.

Incluso surgió la sugerencia de que uno de los cohetes de SpaceX podría lanzar una sonda hacia Oumuamua para desentrañar su auténtico origen.

Con 400 metros de envergadura y más veloz que la nave New Horizons (cuya velocidad de escape de la Tierra fue de unos 52,000 km/h) el objeto que seguía siendo seguido por los astrónomos, parecía inalcanzable por una nave terrestre. Sin embargo, empleando el cohete en desarrollo BFR de SpaceX según se sugiere en algún estudio, aún se podría alcanzar.

Concepto del artista del asteroide interestelar 1I / 2017 U1 (‘Oumuamua) a su paso por el sistema solar después de su descubrimiento en octubre de 2017. La relación de aspecto de hasta 10: 1 es diferente a la de cualquier objeto visto en nuestro propio sistema solar.
Créditos: European Southern Observatory / M. Kornmesser

Una hipótesis fuera

Al caso, un equipo científico de Irlanda del Norte desmintió la hipótesis, el pasado mes de diciembre, de que la roca espacial pudiera ser algún tipo de nave extraterrestre enviada a la Tierra para investigar nuestro sistema solar y nuestra galaxia dentro del universo.

Los científicos de la Universidad de Queen, creen que es algún tipo de objeto masivo con una especie de coraza o capa exterior que le protegió durante el viaje del desgaste de las diversas radiaciones y por supuesto del calor emitido por nuestra estrella.

No se encontraron signos de vida alienígena en él y aunque es considerado el primer asteroide detectado proveniente de otro sistema solar lo único realmente extraño de la roca según el proyecto Breaktrhrough Listen de Stephen Hawking, sería, en efecto, su procedencia.

Oumuamua tenía una capa gruesa de arena que le aislaba del exterior

El equipo con científicos de Canadá , Estados Unidos, Taiwán y Chile, afirmó que había hecho algunas observaciones sobre la estructura química del objeto.

El Dr. Michael Bannister, que forma parte del equipo, afirmó que el objeto rojo grisáceo (o gris rojizo) estaba cubierto de arena y polvo, y no era tan diferente de los asteroides de nuestro sistema solar.

La composición de la superficie, aparentemente, estaba constituida por una capa de material aislante que bien pudiera incluir compuestos orgánicos ya que es rica en carbono.

El ‘Oumuamua tendría así una costra gruesa, rica en carbono y que habría sido endurecida durante años por la exposición a la radiación cósmica del espacio interestelar, y podría, aunque esto es sólo una hipótesis, estar protegiendo un interior helado. Esto se puede apreciar en el análisis publicado por la revista Nature Astronomy el pasado 18 de diciembre, donde se revela la espectroscopia de las longitudes de onda visibles y cercanas al infrarrojo del objeto.

Según el profesor Alan Fitzsimmons, principal investigador del estudio anteriormente reseñado y cuya residencia está fijada en Queens, el recubrimiento tendría medio metro de grosor y, debido a la mezcla de materiales orgánicos, podría haber evitado que el visitante, potencialmente rico en hielo y agua, se vaporizara al experimentar temperaturas superiores a 300 grados centígrados en su superficie.

Trayectoria por el sistema solar de Oumuamua

Trayectoria por el sistema solar de Oumuama

Y aún hay misterios alrededor de Oumuamua

Habiendo aún algo de misterio sobre Oumuamua, y sin haber aún un absoluto consenso acerca de sus orígenes, la teoría de la nave alienígena quedaría desbancada.

La teoría o más bien hipótesis de trabajo sobre su origen como nave extraterrestre, fue respaldada por su extraña apariencia física alargada, algo inusual para un cometa o asteroide. Además, probablemente esta extraña forma minimizaría el rozamiento y la fricción.

Además, el objeto orbita en un ángulo diferente al de la mayoría de cometas, y su movimiento difiere del de otros asteroides.

En cualquier caso todo apunta a que tendremos Oumuamua para rato dado que su descubrimiento de por sí es emocionante

En cualquier caso, el hecho de que el objeto tenga o no tecnología alienígena no elimina el hecho de que el descubrimiento es emocionante.

Oumuamua aún nos puede dar muchas pistas sobre la formación de nuestro propio sistema solar y los sistema solares exteriores y las futuras investigaciones sobre el extraño cuerpo que se realizarán en los próximos años (durante los que seguirá en nuestro sistema solar) se concentrarían en identificar su origen.

Más datos del Objeto Interestelar (en profundidad)

1I/ʻOumuamua fue descubierto en una órbita altamente hiperbólica por Robert Weryk el 19 de octubre de 2017 con observaciones hechas por el telescopio Pan-STARRS cuando el objeto estaba a 0,2 UA (30 000 000 km) de la Tierra.

Inicialmente se pensó que era un cometa (clasificado como C/2017 U1), pero al observar que no tenía actividad se lo reclasificó como un asteroide (A/2017 U1) una semana después. Ahora sería el 1I/2017 U1, y dicha I identificaría el objeto como interestelar, y el 1 como el primer objeto de su clase descrito.

¿Por qué interestelar?

La alta excentricidad de su órbita sugiere que nunca ha estado ligado al sistema solar gravitacionalmente y por tanto se trataría de un objeto interestelar, el primero detectado de este tipo, si bien objetos como este pasarían por nuestro sistema solar al menos cada año.

Tras detectarse por primera vez por el telescopio Hawaiano Pan-STARRS, Oumuamua ya se estaba alejando del sol y desapareciendo paulatinamente de la visión de los físicos. Los científicos apenas tenían un par de semana para desplegar los telescopios y absorber la luz reflejada antes de que el visitante presuntamente interestelar se alejara demasiado.

Buscando la cola del ¿cometa?

Se buscaba una estela, una cola como la de un cometa, una corriente de partículas que se evaporarán en su aproximación al sol. Sin embargo, no se encontró eso, Oumuamua no era ningún cometa al menos como los hemos conocido.

“Tuvimos datos que coincidían bastante con lo que esperaríamos de un cuerpo”, dijo Alan Fitzsimmons, el astrónomo de la Queen’s University Belfast que dirigió el nuevo análisis. “Y sin embargo, no vimos señales de que el hielo se calentara y se expulsara al espacio”.

Oumuamua no mostró signos de hielo o minerales encontrados en la roca, lo que significa que no es ni helado ni rocoso, al menos no exactamente. Pero mostró signos de compuestos de carbono. Fitzsimmons dijo que estudios previos han revelado que cuando los objetos ricos en carbono y semejantes a cometas están expuestos a la radiación que se encontraría en el espacio interestelar, el material forma una costra que actúa como aislante. Si ‘Oumuamua tiene hielo, como lo haría un cometa, puede estar escondido debajo de un manto de medio metro de espesor, formado después de cientos de millones, tal vez incluso miles de millones de años de bombardeo de partículas de alta energía.

Un cometa emite una cola de partículas que se vaporizan desde un estado de congelación (subliman) proyectándose al espacio
Un cometa emite una cola de partículas que se vaporizan desde un estado de congelación (subliman) proyectándose al espacio

Entonces, ¿hay un núcleo helado bajo la costra de carbono endurecido?

Tal vez, pero solo tal vez. Como hemos dicho, Fitzsimmons y sus colegas dicen que la corteza de Oumuamua podría haber evitado que el calor del sol penetrara en la superficie y vaporizara partículas de hielo. De acuerdo con sus modelos térmicos, cualquier hielo enterrado a 30 centímetros de profundidad se habría mantenido intacto incluso cuando la superficie del asteroide alcanzó temperaturas de alrededor de unos 326,67 grados centígrados durante su paso en las cercanía del sol.Los científicos probablemente nunca sabrán con certeza qué hay dentro de ‘Oumuamua. Cuando los astrónomos estudian la luz reflejada por el asteroide, solo están examinando las micras superiores de su superficie, un ancho más pequeño que el de un glóbulo rojo humano.La cantidad de datos con los que se pueden trabajar además, es finita. La mayoría de las observaciones con telescopio terrestre se llevaron a cabo en las dos semanas posteriores al hallazgo de Oumuamua, cuando todavía era lo suficientemente visible para obtener buenas mediciones. La mayoría de las investigaciones sobre ‘Oumuamua, los intentos de explicar su extraña forma, su giro continuo o su resistencia inesperada quizás forjada por la radiación interestelar, saldrán de este conjunto de datos.El resto de datos del objeto podría provenir de observaciones aún por publicar.
Telescopios espaciales como el Hubble, también habrían rastreado a Oumuamua para ayudar a los astrónomos a comprender mejor su trayectoria y de dónde viene. A una distancia de mayor del doble de la distancia Tierra-Sol (2 Unidades Astronómicas), incluso para el telescopio Hubble que nos ha hecho llegar imágenes de remotas estrellas y galaxias distantes, Oumuamua se vería como un minúsculo punto de luz en el cosmos.

“Podría estar helado por dentro, y nunca lo sabremos”,Karen J. Meech, Institute for Astronomy, Honolulu.

En cuanto a qué hizo que el Oumuamua comenzase su viaje el investigador Fabio Feng señala que podría haber sido expulsado de un sistema de estelar binario cuyas estrellas estuviesen suficientemente separadas entre sí.

Según el mismo estudio, nuestro objeto interestelar, tal vez expulsado de algún sistema estelar de la llamada Asociación Local (Pleiades Moving group), un grupo de estrellas jóvenes por las cuales habrían pasado el objeto interestelar, al menos en la cercanías de 5 de ellas.

Probablemente no le volveremos a ver pasar por nuestro sistema Solar

Según apuntan expertos como Davide Farnocchia, del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA en Pasadena, California. “Va extremadamente rápido y en una trayectoria tal que podemos decir con mucha confianza que este objeto está saliendo del sistema solar y no regresará”.

Procedente de la constelación de Lyra el cuerpo se habría aproximado formando un ángulo casi perpendicular al plano sobre el que orbitan la mayoría de los planetas alrededor del sol, por la parte “superior”

El 9 de Septiembre habría pasado por el punto más cercano al Sol y luego habría continuado su ruta debajo de este mismo plano.

Tras pasar por el punto más cercano a nuestro planeta el pasado 14 de Octubre el objeto, disparado como un proyectil por la gravedad solar se dirigiría a una velocidad de 42-44km/s en rumbo hacia la constelación de Pegaso.

Fuentes y más info:

https://www.livescience.com/32655-whats-the-fastest-spacecraft-ever.html

http://ianchadwick.com/blog/oumuamua-just-a-piece-of-rock/

https://www.seti.org/weekly-lecture/1i%E2%80%98oumuamua-first-known-interstellar-visitor

https://sanvada.com/2017/12/19/oumuamua-alien-theory-debunked-investigation/

https://www.nature.com/articles/s41550-017-0361-4

https://www.nature.com/articles/nature25020

https://es.wikipedia.org/wiki/1I/%CA%BBOumuamua

https://debunkingdoomsday.quora.com/Could-the-interstellar-asteroid-Oumuamua-be-an-alien-probe

http://www.europapress.es/ciencia/astronomia/noticia-donde-viene-misterioso-asteroide-oumuamua-20180105181112.html

https://arxiv.org/abs/1711.08800

https://link.springer.com/article/10.1023/A:1002649726430

http://www.sciencemag.org/news/2017/11/updated-first-time-astronomers-are-tracking-distant-visitor-streaking-through-our-solar

Héctor Montoya

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio
Héctor Montoya

Quizás también te interese...