La historia real de la Mansión Winchester. Espíritus, leyendas, realidad y ficción

Próximamente se estrena en los Cines la Mansión Winchester, una entretenida película de terror “inspirada en una historia real. ¿Pero qué parte es real y que parte ficticia? Te contamos su historia real.

LA HISTORIA “REAL” EN QUE SE INSPIRA EL FILM

Si, hemos dicho se inspira porque la película es una obra de ficción inspirada en la Leyenda de Sarah Winchester, ¿pero porqué se llego a generar la leyenda?

Sarah Winchester, viuda del magnate de los rifles de repetición William Wirt Winchester (tesorero de la empresa de rifles), tras las muerte de su marido por tuberculosis en 1881, y de su hija Annie 15 años antes (por marasamo, una enfermedad infantil) , hereda la mitad de las acciones de la compañía Winchester con un sueldo diario de mil dólares de la época (unos 23.000 dólares en la actualidad).

Según algunas publicaciones sensacionalistas de la época, al morir su marido visita a una médium en Boston que canalizando “presuntamente” a su difunto esposo la dijo que debía dejar su hogar en New Haven y trasladarse al oeste donde debía construir una casa para ella y los espíritus de todas la personas que habían sido víctimas de los rifles Winchester, por lo que Sarah se trasladó a California. También era posible que su traslado se debiera simplemente a la necesidad de cambiar de ubicación y que la construcción obedeciera a la ambición de tener un “hobby” nuevo que subsanara o amortiguara su pena, ya que se encontraba pasando una terrible y larga depresión.

Por otro lado, no hay constancia de que eso sucediera realmente, Sarah no era especialmente creyente, que se sepa, en el espiritismo, por tanto ¿por qué iba a consultar a una médium?

Por otro lado ¿qué implicaciones tenía la casa más allá de la numerología que luego comentaremos, para considerar que estaba encantada? Realmente pocas, más allá de la rumorología de los vecinos al ver desde el exterior tan esperpéntica obra faraónica, una mansión bastante alocada arquitectónicamente hablando, pero claro, no había sido diseñada por arquitectos inicialmente.

Pronto se ganaría el sobrenombre de Winchester, the Mistery House, aunque no podemos verificar ningún hecho anómalo real en el lugar. Hoy en día, la mansión Winchester, con ese nombre (Winchester the Mistery House) se ha convertido en una casa museo visitable con diferentes tours por la mansión, eventos especiales los viernes 13 y en Halloween amén de albergar una cafetería con precios bastante módicos donde te puedes tomar una hamburguesa con queso por menos de 11 dólares.

Carta de la Cafetería de la Mansión Winchester, the Mistery House

Carta de la Cafetería de la Mansión Winchester, the Mistery House

Ah, también tienes una galería de tiro que “habrían encontrado” tapiada en el ático, y que ahora reconvertida y modernizada se situaría en una ubicación exterior.

Bautizado como “Sarah’s Attic”, este espacio lleno de “Actividad” fue reubicado fuera de la casa y en el patio central para el disfrute de los invitados de mirada aguda para apuntar a la diversión. Durante el movimiento, un rifle se disparó accidentalmente y activó sorprendentemente a los espíritus que acechan en el espacio y ocurrieron todo tipo de fenómenos locos.

Ahora los invitados pueden tomar un rifle en la mano para activar 38 objetivos conocidos (uno por cada año que la increíble mansión estaba en construcción) que desatan lo sobrenatural.

Traducido de la web de Winchester MisteryHouse

En todo caso, volviendo a la leyenda se dice que Sarah estaba maldita por todos aquellos espíritus de lo muertos por las armas de la compañía Winchester y construyendo una casa sin terminarla jamás, dichos espíritus podrían dejarla en paz.

Sarah compró un terreno en el californiano Valle de Santa Clara para construir la casa de estilo victoriano sin arquitectos, que se comenzaría a construir bajo su orden en 1884 hasta su muerte en 1922. Se cuenta que incluso había pasillos secretos desde los que Sarah vigilaba las obras de su mansión.

Salon de Tiro, descubierto en la casa y trasladado a un espacio exterior de la finca

Salon de Tiro, descubierto en la casa y trasladado a un espacio exterior de la finca

160 cuartos, 6 cocinas, 52 tragaluces y 4 pisos amén de un par de salones de baile, uno de ellos sin acabar convierten a esta rocambolesca casa en toda una curiosidad desde un punto de vista meramente arquitectónico. Paradójicamente entre tanta habitación sólo había una bañera y dos espejos en toda la casa, ya que, en palabras de la viuda de Winchester, los fantasmas temían su propio reflejo.

Escaleras que no llevan a ninguna parte, puertas pequeñas y puertas grandes que sólo llevan a otras paredes o al vacío, ventanas que no daban al exterior y la repetición del número 13 (escalones, ganchos, agujeros), tanto se repite este número en la casa que los viernes 13 tocan la campana 13 veces a las 13h de la tarde. No es de extrañar que muchos relatos aludan a la creencia en fantasmas de Sarah Winchester para justificar la construcción de la mansión con todas estas rarezas.

Antes del terremoto de San Francisco de 1906, la casa, edificada en una granja inacabada del Valle de Santa Clara, tenía 7 pisos, aunque hoy solo se conservan cuatro. Edificada con madera de Secoya (especie vegetal a la que también pertenecen las secuoyas) como material principal aunque recubierta por pintura (por las preferencias de Sarah Winchester a quien le gustaba la madera pero no su acabado natural), la casa estaba construida sobre una base flotante. Las bases flotantes eran una idea de cimentación para resistir terremotos cuyos origines se remontan al siglo XIX. Una innovación desarrollada para construir los altos edificios el suelo húmedo de Chicago durante el siglo XIX desarrollada primeramente por John Wellborn Root, basado en una idea de 1815 de Robert Smirke, para construir la prisión de Millbank.

Así pues, la casa de Sarah Winchester aún con sus deficiencias arquitectónicas contaba con la última tecnología en amortiguación sísmica. Este tipo de construcción permite que la casa se mueva libremente al temblar la tierra ya que no está completamente unida a su base de ladrillo.

Al parecer hay tres ascensores y en su día debido a la artritis que sufrió Sarah Winchester se instalaron escaleras especiales fáciles de subir reemplazando a las originales. Entre tanto berenjenal de habitaciones, lámparas de araña y mecanismo de ascenso, tan solo un inodoro funcional para Winchester y todos los demás señuelos para ¿confundir a los espíritus? Esta es también la razón por la que teóricamente ella habría dormido en una habitación diferente cada noche.

Calefacción, luces de gas con interruptor, una ducha personal de agua caliente y uno de los ascensores ya eléctricos (de la compañía OTIS) dotaban a la casa de todos los lujos que una millonaria como Sarah Winchester, podía necesitar.

Al fin la mansión Winchester (una casa donde quizás nunca hubo ningún espíritu), mas allá de su extrañeza arquitectónica era una casa con todas las comodidades punteras de la época como no podía ser menos para la heredera de la fortuna de las armas de fuego Winchester que tristemente fueron también las culpables de al menos 8 millones de víctimas mortales.

Por cierto, si os queréis dar un paseo por los jardines de la mansión, podéishacerlo por supuesto viajando a Estados Unidos pero también virtualmetne gracias a la tecnología Google https://www.google.es/maps/@37.3182232,-121.9505404,2a,75y,300.03h,93.76t/data=!3m6!1e1!3m4!1sCbkNd3GH-hW6xjb5RYI-jQ!2e0!7i13312!8i6656?dcr=0

LA PELÍCULA

Como hablo más extensamente en otro artículo, debemos considerar la película como una obra de ficción inspirada en la historia y leyenda si ésta fuese real. Es una peli de miedo entretenida aunque por supuesto, no relate fielmente la historia real:

1.-Primero, porque las cosas en la realidad son bastante más aburridas, menos impactantes, y evidentemente es una peli de ficción, no un documental.

2.-Segundo, porque es casi imposible, hoy en día, averiguar qué se le pasó realmente por la cabeza a Sarah Winchester para su traslado y construcción de la mansión con esas rarezas.

3.-Tercero, porque en la realidad nos perderíamos al Dr. Price, un elemento importante en la película. El peculiar doctor pasa por ser un recurso narrativo que, aunque no existió en la vida real, sirve para narrar y dar sentido a la historia. Un elemento que no es del entorno de la familia y que será testigo de los hechos fantasmales que acaecen en la mansión.

3.-Cuarto, porque, por todo ello, no nos podemos mover más que por suposiciones y conjeturas más o menos verosímiles.

Por todo ello si váis al cine, no os centréis en la historia real más que como referencia curiosa. Dejaros llevar y pensad que lo que estáis viendo, quizás y sólo quizás , sí pudo estar vinculado a la mansión Winchester aunque, por supuesto, no podamos afirmarlo ya que no tenemos evidencia real de ello. Disfrutad del cine!

Mansión Winchester vista desde Google Maps

 

Agradecer a Vértice producciones, productora encargada de la distribución de la película en la península el gesto de invitarnos al preestreno hace un par de semanas de la película en versión original.

Haremos más actualizaciones posteriores al contenido. ¡Y para los que la vais a ir a ver al cine que disfrutéis de la película!

Fuentes y más información:

http://www.winchestermysteryhouse.com/

Vertice Producciones

https://www.countryliving.com/life/travel/a45210/winchester-mystery-house/

https://en.wikipedia.org/wiki/Sarah_Winchester

https://en.wikipedia.org/wiki/William_Wirt_Winchester

http://thetruthaboutsarahwinchester.com/

https://www.countryliving.com/life/travel/a45210/winchester-mystery-house/

 

 

Héctor Montoya

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito en Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio
Héctor Montoya

Quizás también te interese...