¡No estamos solos!, ese es el resultado de la fórmula matemática para estimar existencia de vida extraterrestre en nuestra galaxia, un cálculo de probabilidades que arroja la  misma conclusión tanto para apreciaciones optimistas como para conservadoras.       

En 1960 el astrónomo Frank Drake, uno de los pioneros del proyecto  SETI, formuló una ecuación para estimar el número de civilizaciones inteligentes que podrían darse en nuestra galaxia, la Vía Láctea, a partir de una serie de parámetros variables.

  • R: Tasa anual de formación estelar
  • fp: Tasa de estrellas con formaciones planetarias
  • ne: Nº de planetas que orbiten dentro de los límites óptimos de la galaxía, ecosfera de la estrella, es decir se encuentren en la zona de habitabilidad estelar, región en torno a la estrella en la que las condiciones  son favorables para el desarrollo de agua líquida, y por tanto de vida.
  • fl: Tasa de planetas en los qué podría existir vida por cada sistema solar
  • fi: Tasa de planetas en los qué podría existir vida inteligente por cada sistema solar
  • fc: Tasa de planetas con vida inteligente qué podrían tener tecnología suficiente como para poder comunicarse
  • L: Años de existencia de las posibles civilizaciones inteligentes

El resultado final, como pueden apreciar dependerá en gran medida de los valores optimistas o conservadores que apliquemos en la fórmula, ya que todos ellos en gran medida se corresponden a estimaciones y apreciaciones científicas y subjetivas.  

La estimación inicial de Drake en 1961 arrojaba un resultado de 10 civilizaciones inteligentes detectables en nuestra galaxia, N = 10 x 0,5 x 2 x 1 x 0,01 x 0,01 x 10.000 = 10, pero muchos le tildaron de excesivamente optimista al proponer valores demasiados altos, como fueron las variables ne y fi.

No obstante los posibles resultados matemáticos finales siempre han sido los mismos, ¡No estamos solos!, eso sí, unos más esperanzadores que otros, ya que utilizando para su cálculo valores más empíricos y desfavorables, los resultados a pesar de ser más  desalentadores a nivel galaxia, una vez extrapolados al universo conocido, donde se calcula una existencia de galaxias mayor a 100 mil millones, el producto sería más de 5.000 civilizaciones inteligentes.

En la actualidad Marcelo Gleiser, físico y astrólogo brasileño que imparte clases en la universidad estadounidense de Dartmouth, sostiene que la ecuación de Drake debe de ser actualizada teniendo en cuenta las nuevas ideas sobre el “multiuniverso”, y las teorías que afirman la diversidad de leyes físicas para cada universo, y por lo tanto, la desvinculación del reino del  carbono como base de la vida.

Para Gleiser es una equivocación establecer en  las condiciones usualmente impuestas por Drake el principio  antrópico de vida inteligente en lugar de  vida simple,  y qué ésta siempre evolucionará irremediablemente a inteligente.

Buscar  únicamente vida inteligente, es obviar el resto de vida, que mayoritariamente es más abundante que ésta, y sino hagan ustedes mismos los cálculos, si en el planeta tierra eliminamos la vida humana, como civilización inteligente capaz de comunicarse tecnológicamente,  ¿el planeta se quedaría muerto?,  claro que no, la existencia de vida en nuestro planeta seguiría siendo abundante y rica, aunque no se considerasen inteligentes y capaces de comunicarse más allá de sus propias especies.

No obstante si se abriese la ecuación a la búsqueda simple de vida, los resultados serían asombrosos.

Esta vez sí,  si hacemos caso a la ciencia y a sus estimaciones matemáticas, está claro, ¡No estamos solos en el universo!, y decir lo contrario sería contradecirla.

Ivan Montoya

CoDirector at Planetaincognito
Codirector y locutor del programa de radio Planeta Incógnito. Aficionado desde pequeño a los enigmas y misterios, inicia junto a su hermano Héctor el proyecto Planeta Incógnito en 2009. Quizá sea el perfil más humanista del grupo ahondando en temáticas cercanas a la historia de las religiones, conexiones humanas y conspiraciones
Ivan Montoya

Pin It on Pinterest

Shares