Esquema, Instituto Max Planck

Una reconstrucción virtual (parte superior) de la Lissoir más completa, secciones a través del hueso (en el centro), y el espesor del color hueso codificada (abajo) mostrando el adelgazamiento en la punta.

Una reconstrucción de cómo las herramientas, hechas de costillas de ciervos, podrían haber sido utilizadas para preparar pieles para hacerlas más flexibles, brillantes e impermeables. La flexibilidad natural de los nervios ayudaría a mantener una presión constante contra la piel sin que se rompiera. La mitad inferior de la figura ilustra cómo la presión hacia abajo produciría una ruptura en pequeños fragmentos como tres de los huesos reportados.

Héctor Montoya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.