O al menos sí parecen tener experiencias cercanas a la muerte. Eso es lo que concluye un estudio con ratas de laboratorio llevado a cabo por la Universidad de Michigan que se detectó una intensa actividad cerebral durante los 30 segundos posteriores a la muerte clínica del animal.

2007_ratatouille_002

Publicada en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, los experimentos demostraron que, tras la muerte clínica de los roedores (parada cardíaca y un ausencia de corriente sanguínea al cerebro) , estos mostraron una actividad cerebral similar a un estado de consciencia con un cerebro altamente excitado.

 <<Pensamos que si la experiencia cercana a la muerte se debe a la actividad cerebral, los correlatos neuronales de la conciencia deben ser identificables en humanos o animales, incluso después de la interrupción del flujo sanguíneo cerebral>> afirmó Jimo Borjigin, profesora asociada de Fisiología Molecular e Integrativa y  de Neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan.

¿Puede este experimento dar una base para conseguir una explicación científica total a las experiencias cercanas a la muerte? Con el tiempo lo veremos, pero de momento es bastante interesante, y, lo que sí está ya claro ( aunque antes ya se sospechaba), es que los animales con un cierto desarrollo neurológico, y del sistema nervioso, también sufren experiencias cercanas a la muerte.

 

MÁS INFORMACIÓN

Original (para ver el pdf completo requiere subscripción de pago): http://www.pnas.org/content/early/2013/08/08/1308285110

En castellano

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/08/13/neurociencia/1376391729.html

http://www.libertaddigital.com/ciencia-tecnologia/ciencia/2013-08-15/un-estudio-con-ratas-demuestra-que-hay-actividad-cerebral-tras-la-muerte-1276497242/

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito at Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor y acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos así como en el programa de Radio
Héctor Montoya