Las montañas más altas pueden llevar a los que las escalan a una locura temporal, especialmente en fases de peligro donde a menudo se aparece una persona que no está ahí y pasado el peligro desaparece.

Monte Everest, Himalaya junto Nuptse, Lhoptse y Sagarmatha entre otras montañas de la cordillera.

Monte Everest, Himalaya junto Nuptse, Lhoptse y Sagarmatha entre otras montañas de la cordillera.

Espíritus de la montaña para los más creyentes y ligados a un simple mal de altura para los científicos, ahora parece que ciertos investigadores habrían llegado a otra conclusión que cataloga a estos episodios psicóticos como una condición médica propia y pueden ser distintos del mal de altura.

“Las montañas son enloquecedoramente bellas, pero no esperábamos que pudieran llevarnos a la locura”, comentó el coautor del estudio, el Dr. Hermann Brugger, director del Instituto de Medicina de Emergencia de Montaña del centro de investigación Eurac Research en Bolzano, Italia, a Live Science. Los investigadores detallaron su hallazgo el 5 de diciembre en la revista Psychological Medicine .

Las investigaciones futuras sobre este trastorno podrían arrojar luz sobre otros episodios de psicosis temporal.

Solo en la montaña

En altitudes extremas, los montañeros a menudo mencionan experimentar psicosis, es decir, un trastorno mental en el que una persona pierde el contacto con la realidad. Los síntomas de los episodios psicóticos incluyen alucinaciones y delirios.

Por ejemplo, cuando el alpinista y anestesista Dr. Jeremy Windsor se encontraba escalando el Everest en 2008, sufrió una extraña experiencia común en el alpinismo extremo. Solo en el Himalaya, a una altitud de 8.200 metros, Windsor tuvo una alucinación en la que un hombre llamado Jimmy, lo acompañó todo el día y le habló palabras alentadoras y luego desapareció sin dejar rastro.

Hasta ahora, los médicos generalmente pensaban que tales episodios psicóticos eran síntomas del llamado mal de altura, junto con fuertes dolores de cabeza, mareos y problemas de equilibrio. El mal de altura es el resultado de la escasez de oxígeno (hipoxia) que se experimenta a grandes altitudes y que puede desencadenar una acumulación potencialmente letal de líquido en los pulmones o el cerebro.

Pero en el nuevo análisis, Windsor y sus colegas encontraron que “la psicosis aislada a gran altitud” puede ser una condición médica propia distinta del mal de altura.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores analizaron los datos de 83 episodios psicóticos a gran altura recogidos de la literatura alemana de montaña. Encontraron una lista de síntomas psicóticos, como escuchar voces , que estaban vinculados a la altitud, pero no siempre estaban conectados a síntoma físico de mal de altura o enfermedad mental alguna.

“Las personas que sufren de estos episodios a gran altura son, por lo demás, completamente sanas, no propensas a la psicosis”, dijo Hermann Brugger.

Según los investigadores, la psicosis aislada a gran altitud era, obviamente, bastante más probable que sucediera en alturas que excedieran los 7.000 metros sobre el nivel del mar. Científicamente, siguen sin estar seguros de la causa que pueda originarlo. Quizás causa similares a las que están detrás del mal de altura, como la deficiencia de oxígeno o las primeras fases de hinchazón (edemas) en ciertas áreas del cerebro.

También es posible que la causa no se deba a la altitud en absoluto. En afirmaciones de Brugger.

“Se sabe que la privación total del contacto social y la soledad durante mucho tiempo puede provocar alucinaciones”.

Los síntomas de este síndrome aparentemente desaparecieron por completo tan pronto como los alpinistas salieron de la zona de peligro, aseguran desde el estudio.

“Se recuperaron por completo” según el investigador principal, Hermann Brugger.

Claramente relacionado con un riesgo significativo de accidentes, “incluso un pequeño error podría ser fatal en altitudes extremas”.

 “Es importante que los escaladores sean conscientes de este riesgo, que sepan que estas alucinaciones no son reales, que estos efectos son reversible  y que encuentren algunas medidas de respuesta durante sus escaladas”.

Los científicos ahora podrían tratar de simular estos casos de psicosis temporal colocando voluntarios en cámaras que simulan altitudes extremas utilizando poco oxígeno y baja presión de aire .

En marzo, los investigadores planean colaborar con los médicos nepalíes en el campamento base del Monte Everest para averiguar con qué frecuencia puede ocurrir una psicosis aislada a gran altitud.

“Usarán cuestionarios para recopilar datos de los escaladores que bajan del Everest”, dijo Brugger.

Estaremos pendientes de conocer la evolución de la investigación sobre el origen de este tercer hombre del que tanto hemos hablado en alguno de nuestros programas ¿tal vez una proyección de la mente para advertirnos del peligro?, ¿tal vez nuestro cerebro acompañándonos para que no nos sintamos sólos? o ¿tal vez algo más?

De momento la comunidad científica ha dejado de considerarlas un simple efecto colateral del mal de altura, veremos en que quedan las investigaciones.

Fuente y más información:

https://doi.org/10.1017/S0033291717003397

https://www.livescience.com/61220-altitude-climbing-can-cause-psychosis.html

Héctor Montoya

Héctor Montoya

Codirector de Planeta Incógnito at Planeta Incógnito
Diseñador Gráfico y Web, Héctor es probablemente el miembro más "cientificista" del grupo si no lo es ya de por sí Planeta Incógnito.
Acostumbrado a la búsqueda de documentación le encantan los enigmas científicos como podréis leer en muchos de sus artículos aí como en el programa de Radio
Héctor Montoya

Quizás también te interese...

Pin It on Pinterest

Shares