Faraón

Imagen de un faraón hallada en una piedra durante unas prácticas de Egiptología en Reino Unido. THE EGYPT CENTRE

Una misteriosa representación de Hatshepsut, una de las pocas mujeres que llegó a faraón de Egipto, ha sido identificada sobre un objeto elegido para unas prácticas de Egiptología en Reino Unido.

La oportunidad de manejar artefactos egipcios genuinos es provista por el Egypt Centre a estudiantes de Egiptología en la Universidad de Swansea. Durante una sesión reciente para un módulo de Arte y Arquitectura Egipcio, Kenneth Griffin, del Departamento de Clásicos, Historia Antigua y Egiptología de la Universidad, notó que uno de los objetos elegidos era mucho más interesante de lo que inicialmente se pensaba.

Consistente en dos fragmentos de piedra caliza de forma irregular que han sido pegados, el objeto se ha mantenido almacenado más de veinte años y se solicitó para la sesión práctica únicamente por una fotografía antigua en blanco y negro.

La parte frontal muestra la cabeza de una figura cuya cara desafortunadamente falta, con los restos de un abanico directamente detrás. Huellas de jeroglíficos también están presentes por encima de la cabeza. La iconografía de la pieza indica que representa a un gobernante de Egipto, particularmente con la presencia del uraeus (cobra) en la frente de la figura. ¿Quién es este misterioso faraón y de dónde se originó el fragmento?

Una búsqueda en los registros del Egypt Centre no proporciona información sobre la procedencia original o el lugar de hallazgo del objeto. Lo que se sabe es que llegó a Swansea en 1971 como parte de la distribución de objetos pertenecientes a Sir Henry Wellcome (1853-1936), empresario farmacéutico con sede en Londres. Los fragmentos tienen menos de 5 centímetros de grosor y se han extraido claramente de la pared de un templo o tumba, como se puede ver en las marcas de corte en la parte posterior.

Tras haber visitado Egipto en más de cincuenta ocasiones, Griffin reconoció rápidamente que la iconografía era similar a los relieves del templo de Hatshepsut en Deir el-Bahri (Luxor), que se construyó durante el apogeo del Imperio Nuevo. En particular, el tratamiento del cabello, la diadema con la cobra enroscada y la decoración del abanico son bien conocidos en Deir el-Bahri.

Lo más importante es que los jeroglíficos sobre la cabeza, parte de un texto de fórmula atestiguado en otros lugares del templo, usan un pronombre femenino, una clara indicación de que la figura es femenina.

¿Quién fue Hatshepsut?

Hatshepsut fue el quinto faraón de la XVIII Dinastía (c. 1478-1458 aC) y una de las pocas mujeres que ocuparon este puesto. Al principio de su reinado fue representada como una mujer que llevaba un vestido largo, pero gradualmente adquirió rasgos más masculinos, como ser representada con barba. El reinado de Hatshepsut fue de paz y prosperidad, lo que le permitió construir monumentos en todo Egipto. Su templo conmemorativo en Deir el-Bahri, construido para celebrar y mantener su culto, es una obra maestra de la arquitectura egipcia.

Se tomaron muchos fragmentos de este sitio a fines del siglo XIX, antes de que el templo fuera excavado por el Egypt Exploration Fund (ahora Egypt Exploration Society) entre 1902-1909. Desde 1961, la Misión Arqueológica Polaca en Egipto ha estado excavando, restaurando y registrando el templo.

Sin embargo, el misterio del precioso hallazgo no termina allí. En la parte posterior del fragmento superior, se representa la cabeza de un hombre con una barba corta. Inicialmente no hubo explicación para esto, pero ahora está claro que el fragmento superior se había eliminado y se había vuelto a tallar en tiempos más recientes para completar la cara del fragmento inferior. El reemplazo del fragmento debajo de la figura también explicaría el corte inusual del fragmento superior. Probablemente lo hizo un vendedor de antigüedades, un subastador o incluso el propietario anterior de la pieza para aumentar su valor y atractivo. Eventualmente se decidió en una fecha desconocida pegar los fragmentos en el diseño original, que es como ahora aparecen.

Si bien Deir el-Bahri parece la procedencia más probable para este artefacto, se necesita más investigación para confirmar esto e incluso puede ser posible algún día determinar el lugar exacto desde donde se originaron los fragmentos.

Dada la importancia del objeto, la cabeza de Hatshepsut ahora se ha expuesto en una posición prominente dentro de la House of Life en el Egypt Centre para que los visitantes puedan apreciar el relieve.

Fuente y más información:
Diario 20minutos