El temporal que azotó Madrid en el inicio de la primavera puso en entredicho el mantenimiento de las zonas verdes de la capital. Ahora, el Ayuntamiento comienza a dar los primeros pasos para mejorar los puntos más afectados. Ayer inició, de hecho, la regeneración de la arboleda del paseo de la Castellana, después de que se revisaran 4.844 árboles y se identificaran un total de 1.273 ejemplares de riesgo. Los trabajos se alargarán durante seis semanas.

Las actuaciones consistirán en la poda de 399 unidades, la retirada de 733 y el seguimiento de 141 árboles. Además de esto, se van a plantar 439 ejemplares. Por otra parte, la idea del Consistorio es revisar los alcorques para su reparación o para la eliminación de aquellos que supongan un obstáculo por su ubicación, como en las paradas de autobús o pasos de peatones.

Los trabajos de exploración afectarán a cuatro distritos: Salamanca, Chamberí, Tetuán y Chamartín. De esta forma, se inician las actuaciones previstas en el Plan Director para la zona que el Ayuntamiento elaboró para definir todos los elementos que compondrán la arboleda diseñada para este eje, que es uno de los principales de la ciudad.

El objetivo de este Plan es adoptar medidas urgentes para, por ejemplo, evitar el vuelco de árboles. Dichos avances han cobrado especial relevancia después de que el 24 de marzo un niño de cuatro años falleciera al impactarle una rama en la cabeza en el parque del Retiro. Gran parte de los ejemplares que se van a reponer o a eliminar están envejecidos o desvitalizaos, sin capacidad para regenerarse.

Más especies

Actualmente hay más de 60 especies en el Paseo de la Castellana pero la biodiversidad es muy escasa porque existe un claro predominio de Plátano y Acacia de Japón, que representan un 73%.

Las plantaciones previstas incluyen mayor diversificación: 21 especies entre las que destacan las 91 unidades de Peral de flor, las 45 de Almez o las 40 de Acacia sin espinas.

Se ha seleccionado la especie más adecuada a cada espacio disponible, pensando en todo momento en el tamaño que pueden alcanzar en su madurez. Esta mayor variedad aportará valores estéticos y ornamentales como la estacionalidad, coloración, floración y fructificación.

El área que coordina Inés Sabanés ha enfocado las tareas de tal forma que se minimicen al máximo las molestias para los ciudadanos y por ello los equipos se distribuirán para talar y recoger los restos al mismo tiempo, y posteriormente trasladarlos a la planta de tratamiento de residuos vegetales de Migas Calientes.

El Retiro, todavía cerrado

Desde Medio Ambiente también se mantiene abierto el proceso de evaluación de los parques, por el cual el Retiro permanecerá cerrado hasta el próximo viernes. El objetivo es revisar la situación del arbolado y eliminar todos los ejemplares que puedan ser peligrosos.

Durante los días en los que las condiciones climáticas azotaron la capital, los cierres se ampliaron a otros parques y jardines de la ciudad, pero solo el Retiro se mantiene clausurado al público.

El último en abrirse fue el parque de La Rosaleda, que ayer recuperó su actividad normal. El Capricho, que solo es visitable los fines de semana, volverá a abrirse al público el próximo sábado. La Quinta de Torre Arias, el parque Juan Carlos I y la Quinta de los Molinos se reabrieron ya la semana pasada.

Fuente y más información:
Diario 20minutos

Pin It on Pinterest

Shares