Feria del Libro Madrid 2018

77ª edición de la Feria del Libro en Madrid. Victor Lerena – EFE

Mantener las zonas verdes en buen estado de conservación y planificar nuevas actuaciones que sirvan, entre otras cosas, para ampliar las existentes e integrarlas en la ciudad con la intención de mejorar la situación de los distritos con más carencias. Se trata de dos de las claves principales del Plan de Infraestructura Verde y Biodiversidad que ha presentado este martes el Ayuntamiento de Madrid.

El proyecto, que se aprobará en la Junta de Gobierno la próxima semana para abrir posteriormente un periodo de información pública de al menos un mes para que ciudadanía y entidades hagan aportaciones, ha visto la luz después de un exhaustivo diagnóstico de la situación del patrimonio natural de la ciudad, que ha permitido establecer una planificación global. El plan, cuyo presupuesto definitivo se dará a conocer la próxima semana, contempla un total de 180 acciones a desarrollar desde ahora hasta el año 2030.

>Reducir el número de eventos multitudinarios en parques. El Consistorio quiere descargar de eventos los grandes parques de la ciudad, que son los más demandados. En estos espacios se producen normalmente grandes afluencias de ciudadanos que, unidos a la logística que conlleva la celebración de dichos eventos –acceso de camiones, instalación de carpas, etc…–, provocan que estas zonas verdes emblemática sufran una sobreexplotación que afecta sobremanera a su estado de conservación. Es el caso, por ejemplo, del parque del Retiro o la Casa de Campo, parques en los que se realizan un gran número de actividades y eventos masivos –carreras populares, conciertos, Feria del Libro…–, que se unen a la gran cantidad de visitantes. La intención del Gobierno municipal es llevar algunos eventos a parques que están infrautilizados para revitalizarlos.

>Árboles para las plazas duras . El Ayuntamiento pretende realizar acciones para la naturalización de las plazas duras de la ciudad, aquellas en las que han desaparecido los pequeños espacios verdes y el arbolado. Esta acción permitirá hacerlas amigables y gratas para su uso y estancia, además de paliar el efecto de isla de calor que produce la pavimentación y las superficies impermeables. Estas plazas se encuentran por toda la ciudad, pero es en el distrito Centro donde se nota más esta carencia.

>Red de calles verdes en grandes arterias. La denominada RED ARCE servirá para conectar los grandes espacios verdes urbanos de Madrid y las zonas verdes de barrios y distritos. Se crea de esta forma el concepto de ‘calle verde’, con el objetivo de construir una verdadera red de grandes calles verdes continua, coherente y completa, asegurando que el 80% de la población de Madrid tenga una a menos de 1.000 metros. La propuesta contempla una red de 289,1 kilómetros de calles verdes principales, que incluyen entre 12 y 15 kilómetros de conexiones verdes estratégicas y 6,5 kilómetros de conexiones verdes a través del distrito Centro.

>Reequilibrio entre el centro y la periferia. El Plan de Infraestructura Verde y Biodiversidad hace hincapié en la necesidad de continuar trabajando por el reequilibrio territorial, compensando las diferencias existentes entre los 21 distritos de la capital. Así, se propone llevar a cabo proyectos de implantación de nuevas zonas verdes que sirvan para alcanzar, en los distritos por debajo de la media, los valores adecuados en cuanto a superficie de zona verde por habitante. Los distrios del interior de la M-30, como Chamberí, Centro o Tetuán, al tener una planificación más antigua, son los más afectados por esta situación.

>Introducción de nuevas especies. La administración ampliará el catálogo de especies vegetales (árboles, arbustos y vivaces) a emplear en el diseño de los espacios verdes, con especial atención a aquellas especies autóctonas adaptadas al clima de Madrid con menor consumo de agua y resistentes a los extremos climáticos, y que ofrecen alimento y refugio a la fauna. En la ciudad de Madrid muy pocas especies, , como el pino piñonero o el plátano sombra, ocupan tres cuartas partes del total.

>Nuevos tipos de espacios. El proyecto prevé la mejora la infraestructura verde urbana mediante la implantación de nuevas tipologías de espacios verdes (muros verdes con trepadoras, balcones verdes…), en aquellos lugares donde no tiene cabida el tradicional ajardinamiento.

>Erradicar el uso de herbicidas. El objetivo es reducir hasta erradicar el empleo de herbicidas químicos en los espacios verdes, favoreciendo así la biodiversidad y eliminando el riesgo indirecto para la salud humana.

>Generar nuevos espacios verdes. El Ayuntamiento quiere llegar a acuerdos con propietarios de terrenos sin uso para generar nuevos espacios verdes en zonas deficitarias. 

Fuente y más información:
Diario 20minutos