Descubren la parte del cerebro clave en las respuestas activas a las percepciones visuales

Cerebro

Un gráfico representando el cerebro humano. GTRES

Un estudio, publicado este martes en la revista científica Nature, ha descubierto que la corteza parietal posterior (PPC, por sus siglas en inglés) del cerebro es clave en la transformación que lleva a una persona a actuar después de haber visto algo.

La respuesta activa a una percepción visual es simple y esencial en el día a día pero, hasta ahora, los neurocientíficos habían fracasado en la tarea de descubrir dónde está el vínculo y cómo se crea.

Este estudio, elaborado por Instituto de Aprendizaje y Memoria Picower del Instituto Tecnológico de Massachusetts, identificó el papel exacto que la PPC tenía en ratones y demostró que contiene una combinación de neuronas adaptadas al procesamiento visual, a la toma de decisiones y a la acción.

“La visión al servicio de la acción comienza con los ojos, pero esa información debe transformarse en comandos de motor“, explicó Mriganka Sur, uno de los responsables del experimento.

Investigación con ratones

Para llevar a cabo la investigación, el equipo entrenó a ratones para responder con un movimiento o no a distintos estímulos visuales, de tal manera que pudieran comparar la actuación de las neuronas al patrón visual con o sin el potencial de acción motora.

A medida que los ratones observaban los patrones visuales y tomaban decisiones sobre si moverse o no, lo investigadores registraron la actividad de cientos de neuronas en dos regiones del cerebro: primero, la corteza visual, que procesa la vista, y después la PPC, que recibe información de la corteza visual pero también la entrada de muchas otras regiones sensoriales y motoras.

Así, descubrieron que las neuronas de la PPC respondían selectivamente no solo a ver algo, sino a las reglas de la tarea y la oportunidad de actuar sobre la señal visual correcta.

“Muchas neuronas en la PPC parecían estar activas solo durante combinaciones particulares de entrada visual y acción motora”, dijo  Michael Goard, otro de los coautores.

“Esto sugiere que en lugar de jugar un papel específico en el procesamiento sensorial o motor, pueden vincular de manera flexible la información sensorial y motora para ayudar al ratón a responder a su entorno de manera apropiada“, agregó.

Fuente y más información:
Diario 20minutos

No Comment.