Satélite TESS

Recreación del satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite), de la NASA. NASA

La NASA lanzó en abril el satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) cuya misión es analizar durante los próximos dos años alrededor de 20.000 exoplanetas, lo que supone una de las misiones más ambiciosas de la agencia estadounidense.

La sorpresa fue que, antes de que el satélite comenzara las operaciones el 25 de julio de 2018, logró capturar una secuencia de imágenes fortuitas que mostraban el movimiento del cometa C/2018 N1. El astro fue descubierto el 29 de junio por el satélite NEOWISE y se encontraba a unos 48 millones de kilómetros de la Tierra, en la constelación austral Piscis Austrinus. En las imágenes se puede apreciar su movimiento de derecha a izquierda mientras orbita alrededor del sol.

[embedded content]

Las imágenes son de las 17 horas que duró el paso del cometa y demuestran la capacidad de TESS para recopilar un conjunto prolongado de imágenes períodicas estables que cubren una amplia región del universo. Este descubrimiento arroja luz para encontrar planetas en tránsito que orbitan estrellas cercanas a nuestro planeta.

El satélite, que fue desarrollado en colaboración con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y que está valorado en 337 millones de dólares, observará el 85% del cielo para encontrar planetas fuera de nuestro sistema solar y, más adelante, determinar si se dan las condiciones necesarias para que haya vida.

El satélite, que buscará exoplanetas orbitando estrellas situadas a menos de 300 años luz de la Tierra, se basará en los datos ya recopilados por el telescopio espacial Kepler, el cual ha estado en órbita durante nueve años y ha confirmado la existencia de más de 2.600 exoplanetas.

Fuente y más información:
Diario 20minutos

Pin It on Pinterest

Shares