Orangután albino

Imagen facilitada por la Fundación para la Supervivencia del Orangután de Borneo (BOSF) que muestra a Alba, el primer ejemplar de orangután albino que se conoce Indrayana / BOSF

La oragután Alba, el primer ejemplar albino de su especie conocido en el mundo, ha sido liberada este martes en un bosque protegido en la isla de Borneo, dentro de la parte perteneciente a Indonesia.

Junto a ella, según informa la Fundación para la Supervivencia del Orangután de Borneo (BOSF), que se hizo cargo del animal cuando fue encontrado, se ha liberado a otro ejemplar hembra de orangután llamada Kika, que convivía con Alba en el centro de rehabilitación en el que cuidaban de ambas.

Jamartin Sihite, directora ejecutiva de BOSF ha explicado que si ha sido posible la liberación en la naturaleza de Alba (algo que muchas veces no se puede hacer con animales que han vivido en cautividad, ya que no están adaptados a vivir por sí solos) es porque “ha exhibido de manera consistente buenas habilidades para la escalada y movimientos seguros entre las ramas”.

Inicialmente, se anunció que Alba sería liberada en una parcela acotada de selva de unas cinco hectáreas, por los problemas de salud que pueden derivar de su albinismo y para protegerla de los cazadores furtivos.

Finalmente se designó en cambio un área del parque natural Bukit Baka Bukit Raya, en la provincia de Borneo Central, cercana al municipio de Katingan, que el director del parque, Heru Raharjo, describe como “espaciosa y con límites naturales” y asegura que las características del lugar permiten mantener bajo supervisión eficaz a al menos 200 orangutanes.

Alba fue encontrada en 2017 en el municipio de Tanggirang, encerrada en una jaula y en evidente estado de malnutrición, y fue trasladada al centro de rehabilitación de BOSF.

Estos centros de rehabilitación tratan de frenar la acelerada desaparición de orangutanes en Indonesia; en Borneo, por ejemplo, la población ha sufrido una reducción de 148.500 ejemplares entre 1999 y 2015, debido principalmente a la caza furtiva, la deforestación y las plantaciones, especialmente de aceite de palma, según los datos publicados en un estudio de la revista científica Current Biology.

Esta reducción supone una pérdida de poco menos que las tres cuartas partes de la población de orangutanes en esta isla, de los que quedan actualmente unos 57.350. Es por esto que se considera que esta especie está “gravemente amenazada“, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Fuente y más información:
Diario 20minutos

Pin It on Pinterest

Shares