Lobo Marino

Cría de Lobo Marino de Nueva Zelanda (Arctophoca Forsteri) Pseudopanax / Wikimedia Commons

Este miércoles se han encontrado seis bebés de lobo marino de Nueva Zelanda, de edades comprendidas entre unas pocas semanas y 11 meses de edad, decapitados en la bahía neozelandesa de Sceney Nook, cerca de Christchurch, en la Isla Sur.

Un operador turístico descubrió los cuerpos de las crías flotando en el agua. Según el Departamento de Conservación (DOC), que ha calificado el suceso de “crimen brutal y violento”, los animales fueron asesinados y decapitados en otro lugar, antes de ser arrojados al agua desde un bote, posiblemente con la idea de que los turistas las viesen.

La Policía local trabaja para encontrar al responsable, y el DOC ha pedido información sobre cualquier avistamiento reciente de barcos en el área, ya que, según ha explicado el Gerente de Operaciones de DOC Mahaanui, Andy Thompson, “debido a la naturaleza brutal, perturbadora y violenta de este crimen contra crías indefensas de lobo marino, se informó a la policía”.

Tres de los cuerpos fueron enviados a la cercana universidad de Christchurch para que les sea practicada una autopsia, aunque Thompson descarta otras causas, como un ataque de tiburón: “Creemos que es increíblemente improbable que los tiburones hayan mordido las cabezas de seis lobos marinos, dejando los cuerpos intactos”.

“Lamentablemente, existe un antagonismo hacia los lobos marinos derivado de la creencia de que se alimentan de grandes cantidades de especies de peces valoradas para el consumo humano”, explica, “pero este no es el caso”. “No puedo creer que la gente esté dispuesta a arriesgarse a una condena penal de por vida por un par de peces”, agrega, ya que los lobos marinos de Nueva Zelanda (Arctophoca Forsteri) son una especie protegida en el país y es un crimen acosarlas o dañarlas.

Fuente y más información:
Diario 20minutos

Pin It on Pinterest

Shares