¿Por qué nos entra sueño después de comer?

Siesta

Un hombre, echando la siesta en un sofá. GTRES

Es un hecho difícilmente negable: después de comer, el ser humano (y la mayoría de animales) tiene sueño. Es lo que se llama somnolencia postprandial. Pero, ¿cuáles son las verdaderas causas?

Un artículo de la revista Time profundiza en las principales teorías que se barajan. La más habitual es que el flujo sanguíneo se concentra en el aparato digestivo, por lo que la presión arterial se reduce en el cerebro y por eso se produce la sensación de sueño. Lo que ocurre es que hay estudios que no encuentran esta relación y que concluyen que el flujo sanguíneo no varía después de comer.

Los expertos barajan otras hipótesis. Una de ellas es que los animales, incluidos los seres humanos, tenemos unas ‘señales de vigilancia’ que nos mantienen despiertos y alerta cuando tenemos hambre, y que nos ayudar a localizar y obtener alimentos. Según esta teoría, cuando el animal o el humano ha comido mucho, estas señales de vigilancia se desactivan y aflora la fatiga y el sueño.

¿Y si no se trata de comer o no comer, y  la clave está en el tipo de alimentos que se ingieren? Un estudio de la Universidad de Sao Paulo realizado en conductores profesionales concluyó que aquellos que comían más vegetales y alimentos frescos tenían menos somnolencia postprandial que aquellos que comían carnes procesadas, comida rápida o refrescos.

El doctor William Ja, profesor de neurociencia en el Scripps Research Institute de Florida, que ha estudiado el fenómeno de la somnolencia postprandial, cree que si se desea evitar este sueño, lo mejor es ingerir “comidas más pequeñas”, ya que según este investigador, los cambios precedibles en los ritmos circadianos del cuerpo tienden a que nos sintamos somnolientos por la tarde, por lo que una comida muy copiosa puede aumentar la sensación de sueño.

Fuente y más información:
Diario 20minutos

Deja Un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of