El Camino Secreto – Jose Manuel García Bautista – 8º fascículo – Capítulo 7 – Italia : El Titulus Crucis

Tiempo de lectura: 4 minutos
El Titulus Crucis : Capítulo 7 del libro El Camino Secreto
El Titulus Crucis : Capítulo 7 del libro El Camino Secreto

El Titulus Crucis

Seguía visitando Roma, sus calles, sus edificios, sus obras de arte, sus inconmensurables vestigios del pasado. Estaba absorto con la ciudad eterna. En plena Fontana de Trevi alguien se me acercó. Un grupo de turistas de Sevilla que visitaban Roma en un tour por toda Italia tan estresante como apasionante. Uno de ellos  se me acercó y me dijo tímidamente: “Tu eres el de la tele, ¿verdad? El de los misterios”. Acabe de lanzar aquel euro al agua (por aquello de que cuanto mayor es la moneda mayor el deseo…) y le respondí afirmativamente con cierta cortedad.

-¿Qué te trae por Roma, Jose Manuel? , me preguntaba curioso.

-El archivo del Vaticano…, respondí.

-Vaya, debe ser impresionante. Siempre cazando misterios.

-Si, aunque también hay tiempo para admirar esta preciosa ciudad.

-¿Y no has ido a ver el “Títulus Crucis”? Se descubrió en una iglesia de aquí… Seguro que te interesa…

Y claro que me interesaba, tanto que me apresuré en localizar donde podía seguir la pista de aquella reliquia en la ciudad eterna y que este amigo desconocido, de nombre Álvaro, me desveló…

En torno a la crucifixión de Jesucristo se han tejido mil historias que se relacionan con otras tantas reliquias relacionadas, directa o indirectamente, con su Pasión y Muerte. Desde los lignum crucis, su mortaja, los clavos… un sin fin de reliquias preciadas y codiciadas por la cristiandad y que en el medievo tuvieron, autenticas o no, una gran importancia evangelizadora y cristianizante.

El Titulus Crucis se le data en torno al año 30 d.C., actualmente se le ubica en la iglesia de la Santa Cruz de Jerusalén en Italia, en la ciudad de Roma, que era el antiguo palacio de la emperatriz Helena de Constantinopla. Se le conoce también como Ogium. Esta tablilla sería la que se colocó en el madero vertical sobre el que se crucificó a Cristo y que fue escrita en tres idiomas conforme a lo que nos narran los Evangelios sobre la sentencia del gobernador romano Poncio Pilatos y que decía: “Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos” y que en la Semana Santa aparece bajo la leyenda INRI:  IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM.

El Camino Secreto – Jose Manuel García Bautista – 8º fascículo – Capítulo 7 – Italia : El Titulus Crucis 1
Titulos Crucis. Créditos Wikimedia

 

Es en el Evangelio de Juan donde se dice:

“19 Scripsit avtem et titvlvm Pilatvs, et posvit svper crvcem. Erat avtem scriptvm :

«Iesvs Nazarenvs, Rex Ivdæorvm.»

20 Hvnc ergo titvlvm mvlti Ivdæorvm legervnt : qvia prope civitatem erat locvs, vbi crvcifixvs est Iesvs, et erat scriptvm hebraice, græce, et latine”

Traducido:

“19 Pilato redactó también una inscripción y la puso sobre la cruz. Lo escrito era:  «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos.»

20 Esta inscripción la leyeron muchos judíos, porque el lugar donde había sido crucificado Jesús estaba cerca de la ciudad; y estaba escrita en hebreo, latín y griego”

De la tablilla poco más se supo salvo que la emperatriz Helena, ávida buscadora de reliquias la halló de forma milagrosa y la llevó consigo. Fue el investigador Michael Hesemann quién la “redescubrió” en Roma y comenzó a realizarle diferentes análisis. Desde el año 331 d.C. –fecha en la que la halló la emperatriz- no había sido sometida a estudio, claro que en aquellas fechas fue casi “divino”…

Helena de Constantinopla en la imaginación de Cima da Conegliano.(1495)
St Elena o Helena de Constantinopla en la imaginación de Cima da Conegliano.(1495) La emperatriz romana del siglo IV d.C sería canonizada en el siglo IX

Su hallazgo se produjo en una cisterna con otras cruces y esta se encontraba unida a la tablilla, además se le dotó se poder curativo o sobrenatural… con lo cual ya no dejaba lugar a las “dudas”.

El peregrino Antonio, en el siglo VI nos dice: “Hic est rex Iudeaorum” (“Aquí está el rey de los judíos”), mientras que el que se localiza en Roma dice «Iesus Nazarenvs Rex Iudeaorum» (Jesús el Nazareno Rey de los Judíos)”. Estaría hablando de una segunda tablilla…

La tabla se pierde hasta 1492, fecha en la que se restaura la iglesia que la alojaba y aparecería casi de su escondite de siglos…

La tablilla pesa setecientos gramos, mide veinticinco centímetros por catorce de ancho y en su leyenda se puede leer: ”IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM” en latín, “Iησοuς o Ναζωραiος o Bασιλεuς των iουδαίων” en griego y “שוע הנצרת מלך היהודים” (Yeshu’a HaNatserat Melech HaYehudim) en hebreo. Es decir: la leyenda del INRI en los tres idiomas descrito en los Evangelios.

Carsten Thiede, experto en lenguas, analizó la tablilla comprándola con la grafía y estilo de un papiro de la época y la fechó en tiempos contemporáneos a Jesucristo, ¡coincidía! Igualmente las triple traducción contiene modismos típicos del siglo I, lo cual también dota de credibilidad a la singular tablilla.

Carsten Thiede
500Carsten Thiede

Actualmente los análisis continúan pero hay elementos en dichos análisis que nos indican que pudiera tratarse del auténtico “Titulus Crucis”.

Sin embargo la prueba del Carbono-14 devolvió la polémica a todo lo que rodea alas reliquias… La Universidad de Arizona, en el año 2002, dato la tablilla en torno a los años 980 y 1146 d.C, así sería de una reliquia medieval, copia de la auténtica hoy perdida. El estudio fue publicado en la prestigiosa revista “Radiocarbon”.

El Camino Secreto – Jose Manuel García Bautista – 8º fascículo – Capítulo 7 – Italia : El Titulus Crucis 2
Datación de la Universidad de Arizona

CONTINUARÁ…

Jose Manuel García Bautista
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x